lunes, 31 de diciembre de 2007

Anoche

Incremento el ruido para apartar mis orejas
a los gruñidos que generan las fieras cuando comen su carne
y miro en lo más oscuro de mi rostro
para darme cuenta que no me entristece la muerte del espejo.
Es un hora feliz,corazón acartonado y con transparentes hileras,
enmudeciendo cada vez que asoma su naturaleza.
Las paredes gozan de poca salud,pues soportan la enfermedad
que arrastra toda la maldita casa,un perro con vida en el carbón;
llevada la muerte al abismo del milagro social
el misántropo agradecerá su grito cuando se estrelle en el río.
Una piedra hueca las aguas de algún sucio caudal
dejará de latir en los corazones de todos
y el mundo será tan triste como haber perdido un hijo
y enterrarlo en un lugar donde todos aborrecen.
No nacerá el recuerdo de la noche feliz en esta oscura mierda
con sus moscas tísicas,¡blancas como las apagadas velas!,
comiéndose las miradas de todos los suicidas del mundo:
hay una barca que se sienta a espaldas del mundo
con el propósito de menospreciar a quienes nos tenemos pena.
Creo que el silencio ha ganado-me miento para acabar el poema-
y ya es hora de traer a los demás sentidos a la vida.

Mis Héroes (Tercera Parte)

Cerca de la calle 72 muchos hombre y mujeres se aproximan,armados,para contrarrestar las omnipotentes fuerzas que se acercan por ahí,centenares de hombres abarrotan las calles con la intención de morir por defenderle.Todos oyen unos aleteos y alistan las armas,cuando una bandada de águilas confunden a las luces públicas y caen sobre todos ellos,muriendo muchas por la pólvora quemada.Al cabo de un par de minutos llegan los demás animales,bien dirigidos,casi como si fueran humanos,y acaban con las pocas personas que quedan.

En el cuarto ovalado un chico bebe un jugo estropeado con restos de su vómito mientras se desespera ante lo oscuro de su destino.Deja de beber y saca el rifle que mandó a comprar hace mucho y lo levanta,esperando que pronto el cañón disparé y le salve la vida,aunque lo considere improbable.Oye los aleteos y sabe inmediatamente quién será su verdugo.Sostiene el arma como si jalara de una cuerda y apunta hacia donde viene el ruido: la estructura empieza a temblar,el polvo cae de las cosas viejas, su puerta se quiebra de un puñete a la mitad y una mano peluda y gruesa se revela.Él no duda en disparar y las balas se incrustan cerca de la muñeca.Los dedos de la bestia se mueven de dolor y el monstruo termina atravesando la puerta.Es enorme y alto,peludo,como un hombre lobo deformado queriendo convertirse en un orangután.El chico se da cuenta que las balas no han hecho daño;probablemente apenas han abierto la piel.La bestia camina con la mano extendida,dirigida a su cráneo con la intensión de apretárselo hasta reventarlo.Un movimiento de gritos y alas lo salvan,distrayendo a la bestia y concentrándose en el superhombre que cercena las cabezas de las fieras.

Afuera,entre cuchilladas y reveses, kahetaikomi es todo de acero y ha obtenido la forma de una araña que pesa mucho y mide dos metros;sus patas son espadas que se mueven demasiado rápido para los ojos de cualquiera y llena de sangre todo el patio trasero.Ante la impotencia de sus súbditos la bestia se lanza sobre los afilados cuchillos,recibiendo muchas estocadas y una resistencia colosal.El peso del monstruo hace doblegar a kahetaikomi y lo pone por unos momentos en su dominio;recibe manotazos y la bestia trata de arrancarle la cabeza. Entonces kahetaikomi decide urgentemente y de inmediato el metal arde hasta invadir el pelaje de la bestia y rostizarlo.Luego de esto cientos de criaturas se lanzan sobre el superhombre kahetaikomi,que se encuentra débil y con una sensación de ser el infierno,para terminarlo,cuando una ráfaga de balas colisiona con la mitad de ellas.Furioso por la intromisión recupera fuerzas y se lanza sobre la bestia con la piel chamuscada,la abraza y se quema, como si fuera un poco de sol, iluminando con tal fuerza que todo a su alrededor, las casas,las bestias,las personas,todo se quema.

Media hora después kahetaikomi recupera el sentido y se encuentra con un paisaje desolado y oscuro,pero sonríe porque sabe que el chico aún está vivo.

domingo, 30 de diciembre de 2007

Meta

Y era que deseaba tanto ese momento que simplemente se dio.Finalmente pudo ser feliz.

Los Murciélagos

Sin ánimos de lastimar puso una manzana sobre su vientre rosado,algo insolado por el sol,y se fue a caminar por las colinas amarillas.Cuando volvió tres murciélagos estaban reunidos alrededor de la manzana mordida y oxidada,apoyaban sus dulces alas sobre la piel,defendiéndola de los rayos...Si no hubiese sido por mi mamá probablemente no los hubiera matado con la escoba mi hermana.

Él,que Bajó a los Infiernos

-¿Y si me entrego continuamente al ejercicio de escribir?
-Probablemente se abstendrá de todo y al mismo instante lo absorberá todo.
-Será como una esponja que continuamente es apretada para arrebatarle todo el contenido.
-Un fantasma que no se podrá alimentar,y que vivirá entre todos los infiernos o si no se entregará resignado a los brazos de la muerte.
-De la indiferencia.
-Un escritor siempre es alguien menos,una resta en la suma social.
-Si alguien quiere ser escritor debe acostumbrarse al mal sabor de los cuerpos, porque raro es el que se aprecia en una comunidad.
-¿Y si tengo talento?
-El talento no vale nada,es apenas una puerta que no se puede penetrar.Los genios son quienes pasan toda su vida tratando de ver más allá de esa puerta,de entrar en ella porque atravesarla es imposible.
-La vida es dura.
-Pero no por eso dejamos de luchar por ella.
-Ella es perfecta,los que no deberíamos vivir somos nosotros.
-Somos la confirmación de que tener más inteligencia no nos hace superiores.
-Un cuchillo acaba con lo que tardó siglos en levantarse.
-Un cuchillo es sólo un instrumento a merced de su creador: él está condicionado para autoeliminarse.
-La naturaleza es sabia.
-Por eso se dice tan poco de ella, porque lo común,lo que vale la pena no tiene más que cinco palabras,no tiene importancia.

Al concluir de hablar con todos los demonios aquel que visito el infierno se despidió y retornó a su universo,sólo para ser un deicida,para decir que dios había muerto.

sábado, 29 de diciembre de 2007

Masoquista

Extrañaba tanto su golpes que esa noche no cerró la puerta;la dejo de par en par,para que él entre y haga lo que quiera...

Destino

Era el año 2075 en la luna que no había dejado de avanzar desde que se destruyó la tierra.Los científicos no llegaron a saber que hizo sobrevivir al pequeño satélite y a sus habitantes,pero de algo estaban seguros: en cualquier momento iban a chocar.

viernes, 28 de diciembre de 2007

Enfrentamiento

Sé que no puedo escribir de noche, porque me cuidan las luces artificiales y sé que mi espalda es acechada.Creo encontrar un refugio,una vitamina que me vuelva adicto para contrarrestar las ansias de mandarlo todo al diablo,pero sé que tú eres la peor de todas las desgracias.Indefenso como un gusano me acerco a sus inmensos pies,deseosos de oprimirme hasta allanarme en la tierra.Creo amarte,odiarte, perderte sin haberte tenido nunca,simplemente por haber hurtado algunas gotas tuyas que tiraste al viento por casualidad.Cierro los ojos y hablo,te digo todo lo que no creo y creo: lo que no es seguro;y de repente pides disculpas,y crees haber actuado mal,siendo la niña que eres no puedes librarte de ese sentimiento.Yo te digo que no estuvo mal,te lo agradezco,pero cuando empiezo a hablar me doy cuenta que no puedo decirlo, que es cierto que si lo digo todo acabará: me echarás de tu mundo como el barco que echa a un polizón al mar;me atoro con mis deseos,con mis innecesarias súplicas.Creo que ya te vas,y yo me alegro, porque eres egoísta y no preguntaste por mí, porque has estado siempre en tus alturas y yo soy un cuervo, y creo que me sienta bien vivir cerca de ti,en eterna soledad.

jueves, 27 de diciembre de 2007

Anhelo de Rosas

A veces quisiera entregar
un poco de sexo para las rosas,
dispersadas en tus cosas
que no se deben tocar,
puesto que las joyas
no se deben manchar
con lo que la divinidad no honra.
Vale el tiempo ha mencionar
que se mueren las botas
que caminan en ti sin pisar
como las arañas en las gotas
de algún inmóvil manantial.
Porque tu eres más hermosa
que los deseos que se van
hoy por ti canto seudascoplas
para verdear mi felicidad
y porque así espanto a las mozas
que visten de negro en soledad,
vampiresas,que son diosas,
abiertas como un vacío cristal:
las lágrimas que se toman.
Tu espera se va a acabar
porque me iré con otra
que tiene para amar
un clavo entre sus rosas,
engaños y cuentos para armar.
Veo como te dejan sola
las mariposas tristes de metal,
y descarados son los que adoran
a un ídolo que el viento mutilará
con dientes de pequeñas formas,
semejantes a una ciudad,
con sus carros y personas
que no saben respetar
a los demás que invocan
a sus mesas un poco de pan,
de leche y demasiada coca
para ser buenos de verdad.
Ya se han marchitado las rojas
heridas que quise sanar
y me quedo con el deseo
mirando alguna foto sin arrugar.

Nacimiento

Cenagoso todo el liquido de tus piernas
y nada de eso me da asco,
como algún fuerte romano
que se aminoró a comer sierpes tiernas.

Se acerca por detrás el viento ensimismado
y levanta a las sirenas
con sus tutús de fiesta
por tus hijos de sangre monda hilados.

Quédase con todo eso el tiempo nuevo
porque a merced suya hay el cielo perforado,
esperando el paso quién ya no se espera.

Siempre tienes los brazos torpes y abiertos
para abrazar al infeliz que lo han llevado
a este invierno de flores inefables a la fuerza.

La Cama

Con su pijama a rayas azules se mete a cama,no sin antes apagar la luz;adentro siente más duro de lo normal el colchón y se gira para encontrar su lado cómodo cuando se le incrustan pequeños alfileres que estaban regados por debajo de las sábanas. El continuo dolor lo hace saltar de la cama y gritar,endemoniadamente, para que todos respondan al llamado del dolido y vayan a expirar sus culpas.

Cuando todos están frente a la cama él deja de desinfectarse con alcohol las heridas,los mira a todos y emboza una mueca que es similar a una sonrisa,sólo que demuestra una profunda rabia.

Empieza a dictaminar:

-Todos ustedes,hijos de perra, son culpables, por lo tanto todos van a dormir en esa cama durante esta noche;se turnarán cada dos horas hasta las seis de la mañana,cuando entre todos sacarán con sus lenguas hasta el último alfiler de esas sábanas,incluyendo los que tengo incrustados en mi espalda.

Las caras de todos motivaron al mayor de los gusanos a hablar:

-Pero no somos culpables de nada,muchos de nosotros hemos dormido sin salir de nuestra recámara;incluso para llegar aquí hemos tenido que salir por la ventana.

Él respondió en seguida:

-Lo sé,por eso no me has justificado nada, por lo tanto para mí eres culpable y el principal sospechoso; no por las puras has hablado...

De repente uno de los otros habló:

-Fue él;siempre está recogiendo alfileres de la fábrica y está molesto con usted por lo que le hizo a su hermana.

-¿Acaso te he dicho que hables, bastardo,hijo de puta?¿Qué no quedó claro que no se hablaba más de ese asunto?-Lo dijo casi gritando-.

-Mi hermana...

-Era una puta y murió como mueren ellas; y si la vuelves a mencionar te rajo las piernas como a ella.

El mayor de ellos y algunos de los demás que conocieron a Clara se tragaron su orgullo-todo entero- y cerraron la boca.

El Búfalo sonrió:

-Ya sé lo que quieren: quieren dormir juntitos sobre los alfileres,como un par de maricones.

Se levanta y se acerca hacia ellos,los sujeta de la nuca y los pone cara a cara:

-No quieren darse un beso,¿cabritos?

-¡Basta!Yo...Yo lo hice.Déjelos en paz...

Todos voltearon a mirar al Tímido,que temblaba peor que los cordeles cuando llegaba la tormenta a soplar, lo miraron como si tuviera la marca de la muerte cortándole el cabello.Le tuvieron pena,pero no eran tontos y no se iban a arriesgar por la estupidez de uno de ellos.

-¿Y tú desde cuando has tenido los huevos para hacer cosas de hombres?-Le dijo con cierto asco-.

Él no respondió,sólo tenía la cabeza inclinada,tratando de que nadie viera que sus ojos rojos estaban a punto de liberar todas las lágrimas.

-En verdad que me sorprendes;tanto que te voy a premiar: ninguno de los aquí presentes dormirá en esa cama,salvo tú,que la disfrutarás hoy y mañana,quizá también el día que le sigue,porque te quiero ver con la espalda ensangrentada y con la cara sucia,sin que te la limpie ninguna lágrima: cada una de ellas te costará un día más en esa mugrienta cama.Ahora todos a dormir,¡ya!,sino quieren ser mi pareja esta noche.

No tardaron todos en salir,no sin antes darle una mirada de solidaridad.El último fue el Búfalo que le dijo que la casa tenía mucho eco,que si escuchaba un puchero suyo lo iba a hacer tragar cada pedazo de metal que hubiera en esa pieza. Apagó las luces y se fue a fumar. El Tímido levantó la cara y se acercó a la cama, puso su mano sobre ella y sintió las pequeñas puntos picar su palma.Se quedó un rato ahí,sin levantarla, con la mirada perdida,hasta que sonrió,como nunca lo había hecho, y se metió de lleno con dolor y alegría a la cama.

miércoles, 26 de diciembre de 2007

Ya Casi...

Por cierto he roto mi propia tradición y ya no dio ni pío cada vez que paso las 100 visitas,finalmente estoy apunto de llegar a 1000 y bueno,creo que es sano detenerse a dar un respiro y mirar atrás,para ver cuanto se ha avanzado...¿Cuánto me faltará para que llegue a los rankings mundiales? :)

Y he de Vivir...

El mundo es un inmenso tanatorio que a la demora
le agregó el aciago infierno de esperar la vida
al compás de un descabellado baile de tijeras.

Seria está la retahíla de gente que lucha por sufrirla
en su tiranía que espanta a los jóvenes en guerra:
en guerra con la paz por entender las desidias.

martes, 25 de diciembre de 2007

Cruz

Escuchan el clamor y los látigos aproximándose,se apartan del camino,ya sea para tirarle piedras o cosas podridas;en eso un romano levanta el látigo y lo hace volar frente a todos,para que él pueda seguí arrastrando la cruz.

Agua en el Río

Era aquel tiempo de una sombra encantada
el que limpia a los niños de culpas ajenas,
pedazos de plata del gato de las siete estrellas,
los catorce ojos de musgosa esmeralda.

Aquellos minutos se pasaban en el agua
bajo la ilusión torpe de causa ajena,
en el egoísmo que sólo alcanzan algunas piedras
más densas que el beso de dios en Bagua.

Es por demás esconder buenas intenciones
de algún desalmado que la redención buscaba
en este pozo semejante a un negro espejo.

Ya es la razón por la que los extintos caballeros
caben en una piedra angular,cóncava y mansa,
que indique el camino de los rayos a los soles.

Haikus

Siete son calaveras
sentadas,tristes,
entre las secas tierras.

Tu silencio destroza
a cada animal
que se acerca a mi boca.

Vuelves a casa rota,
partida,muerta;
y llevarme otra vez.

Suena bien la canción
que se revienta
en los limites de ti.

lunes, 24 de diciembre de 2007

Vapor de Amor

Ella dirá que te quiere,y todas las paredes se abrirán,como si fueran papel que rompes...Verás la luz y ésta te hará llorar,porque te sentirás frío,con un agujero infinito y triste entre el pecho y la garganta.Entonces su llanto te hará reaccionar,la verás tibia,mojada,una lluvia está entre ustedes,no sabes desde hace cuánto.Ella llora,ha visto de algún modo tu infinito infierno:sabe que no la podrás amar.

Almuerzo

Se sienta con un pan que luego pone en la mesa,saca una botella de ron y echa su contenido sobre el pan,la guarda y empieza a dar mordiscos que le mojan la barba.Mira su reloj y entiende que se ha demorado,se levanta y deja unas monedas sobre el mantel con encajes de plata,le sonríe a una mujer que tiene las manos sobre la cabeza y una bola de pelos negros y grises en cada sobaco.Se aleja de la cafetería y toma un taxi,siempre con esa manía de que es seguido.Dentro del taxi burla a un policía que le ha reclamado por arrojar un trozo de pan al piso y avanza con dirección al lupanar,le paga por adelantado al taxista,quién lo felicita y lo deja a unos metros del lugar,para que ningún conocido lo vea rondando esos lugares.Entra por la entrada principal,descuidándose,y al instante dos chicas se le pegan y lo saludan con cordialidad;él elige a una de ellas y a otra que acaba de terminar con un cliente y se las lleva más allá,al cuarto 105.A las dos horas sale con prisa y deja propina para las chicas.Compra un jamón y sigue corriendo a casa,refunfuñando por haber dejado su pasaje con las putas baratas.Mira su reloj y ve que se apresura demasiado,que falta mucho para que sea la hora que llegue.Entra por la puerta trasera y deja sus cosas en la cocina,no dice nada,está como un muerto.Cree escuchar un gemido,seguido por otro más estrafalario.Sube hasta su pieza,con cuidado,y se queda en la puerta,que está abierta,viendo como a su mujer dos tipos se la están almorzando.

Otra vez

Y otra vez empezar
con las páginas manchadas,
con los besos que se escapan,
con las luces que siempre están.
El gallo se pondrá a cantar
en la luz silenciada,
en la guerra dorada,
en el viento del corral.
Mi hermana llamará
donde se tuercen las algas,
donde se busca una espalda,
donde se anega un cristal.
Mi mente discutirá
como una voz lastimada,
como un beso en la cara,
como una herida en la sal.
El aire se viciará
por la esquina cuadrada,
por el ángel y sus alas,
por el roce marital.
Y todo continuará:
el invierno en llamas,
las doce campanadas
y el murmullo de cal.

domingo, 23 de diciembre de 2007

Los Reyes Magos

Se quiere a una flor
y a otra dorada,
los vientos son loor
de alguna tierra santa.
Vistieron seda y dolor
y emprendieron la marcha:
no respiraron sin amor
porque el desierto mata.
Sus camellos rasgaron
las sabanas aterciopeladas
que tenían polvo de cartón
y algo de tus toallas.
La tenue noche arribó
con incontables espadas
que amenazan el camino
de los que por ahí andan,
Muerte que se desbocó
por los escorpiones de nácar.
Y cuando a lo lejos sonó
una tierra en desgracia
los tres bajaron y el perdón
se les subió a sus mantas
y ya bajo el portón
vieron quién gobernaba
y le regalaron amor
en tres cosas sagradas
y su madre lloró
por las futuras llagas
y su padre no encontró
un nido de guirnaldas
en el pecho de su dios
a quién no celaba.
Ya cuando la luz borró
lo que no proyectaba
a los tres el camino perdió
por su inexistente casa.

Pasión

Como un árbol de cartón te comerán los luminosos insectos
y todas las puertas se desportillarán
y lo negaré todo
y algo caliente quemará mi lengua anfibia
y comprenderé entonces porque mueres en mi cama
y porque cambias de pelaje cada vez que robo tus costillas.

Hallaré la sal
y la caída de los pastos
me probará la inexistencia de otros desvíos
y que cada movimiento engendra dos sangres puras,
una abatida y otra triunfante,
y que en cada movimiento morirá un alma bella
y desnuda y perfecta
te arrojarán los sentidos entre nosotros.

Poema de Amor

Como si tuviera el alma empapada de rosas
este calvario me recordó tanto a la felicidad contigo
que pronto me sentí como un Cristo encadenado
mirándote con deseo por todo ese negro vestido.
Una vez me recordó un beso que hay otros caminos
y que debo negar alguna vez la cruz de mi espalda,
adherida como una quemadura errante en seres con cariño.
He visto una luz que fue siempre igual al estar perdido
por tu brújula dorada,tu camino con rumbo directo a la muerte:
me dijiste que todos los lugares terminan en un castillo
custodiado por los demonios azules de la muerte.
Ahora que nos llevamos tan bien me has avisado
que el miedo es algo feroz,como la imaginación de un niño,
y que yo corro con las uñas gastadas,las garras disminuidas.
Niego la cruz apagada en mi espalda
y se llena toda de una negra herida...

sábado, 22 de diciembre de 2007

Entendimiento

Aquella chica ve a través de la rendija de la puerta como los dos hombres y la mujer se retuercen,desnudos,en medio de la cama.No dice nada, sigue hasta la cocina y se sirve un poco de leche,sin darse cuenta que está llorando y que está matando con toda frialdad su enojo.Se pregunta muchas cosas:¿Desde cuándo?¿Por qué?¿Cómo no me di cuenta antes?Ve un montón de cuchillos sin lavar en el lavabo que le dan asco,deja junto a ellos su taza con un poco de leche y se sienta sobre la alfombra,acariciando sus rodillas heladas y jalándose su pijama que la irrita.Se incorpora y va directamente a la recámara: ahí todos siguen igual,fornicándose;al verla le sonríen con un sentimiento cómplice y a la vez de vaga disculpa.Sus lágrimas son enormes y no las puede guardar:se quiebra y se moja toda,como si fuera un caño que tiene pocas gotas para dar...

-¿Por qué hacen esto?-Pregunta con la voz cortada-.

Los otros no le responden y a quién no deja de mirar le agudiza la expresión de su cara,como si fuera invadida por cientos de arrugas.Él está detrás de su prima,terminando,para de moverse como un epiléptico y se vuelve,sujetando su pene hacia ella y disparando su cálida alma...La mancha y a ella no le importa,es más,la toca y la degrada con sus dedos;él se viste y ella entiende lo que falta,lo que le ha querido decir su novio: falta lo que está debajo de su pijama.

Un Violín en Primavera...Muriendo...

El cambio de mi pobreza
motiva a las mismas luces a mutarse,
a perderse en una guitarra gruesa
y el humo de los triste en la muerte de la tarde.
Hablarán y no sabrán que los golpearon con el vino
porque su sangre será dulce,como un reino fantasma,
y no habrá misión que no sea emborracharse.
Llevas tu fe hasta un estanque en medio de corazón
y la clavas en sus aguas hasta que la presencia divina
se presente de una forma difusa,que la mantenga a salvo,
para advertirte que lo que haces es blasfemia,y dios es triste...

El Extraño de Pelo Largo

Camina como buscando monedas y un tipo le habla,para levantarle la cara;le dice que hace tiempo no lo había visto, que se había perdido o se había escapado a algún lado.Él no lo reconocerá y fingirá que lo hace hasta que el extraño,por todo lo que le dice y sabe de su vida,le obligue a decirlo;entonces el otro no se inmutará y le seguirá hablando,sin la intensión de confundirlo más.Le pedirá que le explique todo eso y lo más importante: que revele su identidad.Él saldrá de apuros contándole cosas aún más intimas,tanto que pensará que es imposible que las sepa,ya que ocurrieron hace años y cuando él estaba solo. Entonces sacará una daga y lo amenazará,pero el otro sonreirá y no dejará de hacerlo,mientras se vuelve humo negro y sube hasta donde nadie le mirará.

El Cículo Funcional

Un escritor no escribe porque está desatento,y es gran muestra de soportamiento apretar cada tecla para alcanzar alguna peña del vertical abismo;la sensación de hacerlo todo mal lo acompaña,siendo el mal agarrado de su cuello y empujándolo hacia la sima del ascendente camino.Ya cuando los dedos se han librado de ese hielo que les da espasmos arrojan a la imaginación como a un ave que tiene que crecer,desterrada del nido.Arriba todo se ve bien, con la simplicidad de lo ajeno,de lo minúsculo,de lo que no le toma importancia nuestra consciencia,nuestros sentidos:a veces hay que rebajarse a dios para poder ser hombres creativos,endemoniados, porque de algún modo toda creación es un destino,una blasfemia encarnada...¿Se imaginan dónde?El escritor se parece al carnicero desconocido,al que siempre vemos para que nos cumpla con una función requerida,sangrienta;la función y la sangre están impresas en el escritor: letras de letras semejantes,pero metafísicas,traspasadas,como una piedra en la bajura,rompiendo la superficie del aire hacia una inmensidad que se lo traga todo,que lo nuestra todo: somos nosotros los que fallamos al no cerrar el círculo de funciones,al romper con la creación de otros...Antes de todo eso el escritor ya se habrá llenado de lo que necesitaba y de lo que produce,y el círculo se vuelve a cerrar,sólo para romperse de nuevo.

viernes, 21 de diciembre de 2007

La Niña

La niña tiene una espada:¿Qué hará con su espada la niña?La niña pone la hoja en su garganta: ¿la hoja está fría? La niña mueve su muñeca y cae al suelo:¿Tu sangre está tibia?

Mis Héroes (Segunda Parte)

Más tarde se encuentra huyendo de la policía,que extrañamente se ha informado de todo lo ocurrido con la chica a la que terminó por degollar y abandonar en una pieza barata para la riqueza de los robados.En un momento se da cuenta que ya no le sigue la policía,sino seres imposibles de llamar humanos,con espadas que cortan el concreto en segundos y con ropas que los hacen igual de rápidos que él.Al ver que no puede perderlos se detiene a esperarlos-milésimas de segundo-detrás de un árbol.Voltea por el lado derecho y da una mortal estocada con su brazo,que es todo metal,acabando con uno de ellos.Los otros se apresuran en cercarlo y saltar a su encuentro: una ardua pelea se da entre los siete monstruos y kahetaikomi,llena de mandobles, estocadas y paradas: dos de ellos atacan,cada uno por uno de sus costados, y él mata a uno de ellos disparándole en su yugular con su brazo-escopeta; el otro logra esquivar su guardia y se acerca listo a matarlo; quince guardianes de la justicia disparan desde los montes al mismo tiempo,impactando en la cabeza de la criatura todas las balas y repartiendo las sobrantes en los demás,sin tocar a kahetaikomi. De inmediato los monstruos restantes van hacia los policías y los van rebanando,al mismo tiempo de que caen uno por uno.Al final de todo quedan dos oficiales,ambos hablan al mismo tiempo:

-Ten cuidado, ellos también saben de ti y te están buscando.Saben que estás de mi lado y por eso te quieren muerto en el estiércol.
-Yo no estoy del lado de nadie,menos del tuyo,que me quitaste la gloria de la victoria-saca de su bolsillo un cigarro-.
-Necesito que vengas,pronto estarán acá y habrán cumplido su objetivo:cuando yo muera querrán doblegarte bajo una alianza que no podrás rechazar, y si lo haces terminarás asesinado.
-Yo siempre he sabido que has estado ahí,siempre te he sentido en un gusano o en todos los gusanos de algún parque,o en las mujeres a las que he amado.Has estado en mi vida como una maldita plaga,un lamentable cáncer.Créeme que anhelo tu muerte,y sería yo quien te mate,pero el destino es claro con mi futuro y debemos dejar de hablar ya,sino terminarás muerto.

Ante tales razones los dos se despidieron pegándose un tiro en la cara.

-Desperdicias gente,si entiendo lo poco que sé cada hombre y gusano cuentan-dijo kahetaikomi,asegurándose que ninguna de esas criaturas siguiera con vida-.

Lejos de ahí, en una habitación ovalada,un chico bebe jugo malogrado, con la esperanza de que su mente siga enferma.

Los Peces que Necesitaba

Para entrar en la cueva de las cien calaveras oscuras debes ir al manantial iluminado con un tonel de cristal,sumergirlo y sacar suficientes peces refulgentes para iluminar con claridad diez metros contados desde tu paso.Si llevas otra luz,por más alimentada que sea, despertarás a las calaveras que se acercarán a ti como las sombras y te sumirán en ellas.La luz que generan los peces está encantada,por eso ellas no te verán.Toma-le alcanza un arco y un tahalí-,recoge las fechas que encuentres,cerca de los cadáveres de los que fallaron: intenta que sus puntiagudas colas no te atraviesen la espalda.

jueves, 20 de diciembre de 2007

Decepción Cibernética

-¡Me encantas!Eres divertidísimo-dijo la chica que siempre vestía de rojo y salía los domingos a bailar-.
-¿De verdad,muñeca, o sólo me lo dices para ganarme?-dijo Extremefish54-.
-De verdad,seguro que eres alguien atractivo-coqueteó la chica de rojo-.
-¿Por qué crees eso?-se emocionó Extremefish54-.
-Porque los tontos feos no me hubieran encantado como lo has hecho tú.
-Hmmm, ¿eres tú la de la foto?
-Pues claro,Extremefish54, ¿tú quién pensabas qué era?-preguntó onírica la chica que salía los domingos.
-Te vez riquísima...
-¿Quieres ver más?-dijo la chica que siempre vestía de rojo y salía los domingos a bailar,agregando una carita amarilla que cerraba su ojo izquierdo-.
-Sí...
-Espera.

La chica que siempre vestía de rojo se quitó el vestido y la ropa interior y rompió la tradición de ir todos los domingos a bailar aquella noche. Conectó su webcam y empezó a moverse sensualmente delante de ella. Al otro lado de la linea alguien ponía caras y zumbidos aprobatorios.

-¿Qué tal?-Preguntó casi ofertada la chica sin vestido rojo-.
-Divino...-escribió mal Extremefish54-.
-Ahora te toca a ti-dictaminó la chica que no salió un domingo.
-¡¿Qué?!Estás loca,muchacha.
-¿No te gustó lo que viste antes?-preguntó manipuladora la chica desnuda en un domingo rojo-.
-...
-¿Entonces no crees que es justo qué yo también tenga algo para premiar?
-¿Algo para premiar?-interrogó inocente-.
-Sí,con un beso...-dijo mientras juntaba sus pechos frente al lente de la webcam-.
-Prométeme que sin importar como me vea tú me lo darás...-dijo,casi temblando, Extremefish54-.
-Es un hecho...¡Pero hazlo ya!Que hace frío...

Aquí la historia se corta,se vuelve una dislectura: Tarda cinco minutos en conectar la webcam y ésta proyecta un ambiente acuático,al parecer una recámara hundida,llena de algas,como las del Titanic, y una gran sombra que resulta ser un pez robusto y plateado,con brazos y piernas,que viste una playera adornada con tablas para surfear y la está saludando...

Espuma

Ocurrió en el otoño de 1985,en las afueras de Clinxton,en medio de la nada: una masa celeste,conformada por pequeñas burbujas, emergió del lago más cercano de la ciudad llevándose consigo a todas las criaturas marinas por encima de los tejados,a cincuenta metros;algo que no se mencionó en el reporte del ejercito es que se llevó también el barco de Joy,con él adentro.

Los hechos fueron inesperados para los habitantes de Clinxton-los únicos testigos del suceso-, puesto que era un día tan normal que todos trabajaron por obligación.Cuando oyeron ruidos que provenían de sus azoteas,como golpes definitivos, lo último que pensaron en hallar fueron las truchas que se criaban,natural y artificialmente, destrozadas o partidas a la mitad con alguna roca y restos de la extraña espuma.Ni bien los teléfonos empezaron a marcar la alerta del extraño suceso una hilera de camionetas negras y pequeñas furgonetas llegaron por la entrada este de la ciudad y empezaron a rodearla y a declarar cuarentena por todos lados.Durante tres días estuvieron encerrados en la iglesia,algunos rezando y otros haciendo perversidades debajo del altar.Al cuarto día alguien notó que la guardia había abandonado su puesto.Al salir vieron con mejor claridad esa enorme pared de espuma que parecía tragarse el cielo;una niña de ojos azules,Karen,señaló con la mano derecha un cardumen de truchas que nadaban cerca de ahí,perseguidas por una especie de tiburones fosforescentes,radiactivos,que nadaban con singular destreza.Pasaron diez minutos mientras buscaban entre las casas saqueadas alguna cámara para guardar un registro de aquellos hechos excepcionales,pero por medio de un amplificador alguien ordenó que regresaran a donde habían estado:reforzaron la orden con veinte disparos a ninguna parte.

Así pasaron diez días más,con temor a que les dispararan o a los extraños respiros que los niños solían escuchar en la noche, hasta que un coronel ordenó dejarlos en libertad y olvidar lo que había pasado; naturalmente que ellos se encargarían por todos los medios de no difundir la noticia,o en caso extremo falsearla,así que todos se quedaron impotentes.

Pasaron infinidad de meses y el suceso quedo en la mente de muchos ancianos y adultos jóvenes,entre ellos Karen,la chica que tomó la cámara que llevaba siempre en su bolso y fotografió a la masa espesa de burbujas y que lo olvidó.

miércoles, 19 de diciembre de 2007

Amor Profundo

Ángel desnuda,impuesta a la tiranía de tu barca,
¿Ya no descansan tus pies veloces en el agua?
¿Qué hacen tus tesoros extraídos de tu boca,
llenando los bolsillos de los perros de las rocas?
Se desprende de ti un pedazo de la mañana oscura,
sin vista en el porvenir que no deja ver la bruma,
sentada en la salida del sol de los días parias.

Una hilera de árboles apuntan hacia tu mirada
que llora bocanadas de viento,céfiros de piedra;
y sabe el dolor cual es el camino hasta la pena,
no en vano te quejas hasta la entrada de mi casa.

Sabor a Mar

La tienes abajo de ti,enredado con las piernas de ella,gordas,blancas,suaves.Ella está a mil, teniendo problemas con un broche precioso.Tú la excitas con el simple hecho de quitarte el pantalón y la camisa,rozando su cuerpo rosado,caliente.Sonríen con complicidad y se besan,un beso santo, de una sola noche.Le preguntas si tiene algo y ella te conduce a su respuesta: la vez meter con antojo tu miembro y la cara que pone te captura un fogoso suspiro,te acomodas mejor y empiezas a menearte,cada vez más fuerte,como ella te lo pide.Apartas la chalina de su cuello y lavas con tu lengua sus sudores, sientes el sabor a sal muy fuerte, casi en la punta de tu lengua y tu nariz,como si estuvieras bebiendo agua salada; sientes algo nacer y moverse dentro de ti,sus escamas plateadas.Algo te ahoga, te levantas y caes, apoyándote con tus manos sobre la alfombra,vomitando cada pez.

martes, 18 de diciembre de 2007

Luz Acuática

Taparás la luz que viaja hacia tus ojos con tus manos;la sentirás crecer entre tus vellos,humedeciendo tu piel. Caminarás y lo sentirás todo más denso, incluso las flores que brillan lejos de ti.Nadas en medio del parque musgoso,pero no ves nada porque la imaginación existe y borrarás todo si abres los ojos,si desencantas el mundo. No,no necesitas tus zapatos, ahora te mueves por encima de las cosas con tus palmas.Te pierdes en ese mundo inmenso, oscuro, con peces que hacen ruidos de garzas y se comen a los insectos que flotan a tu alrededor. Estás apunto de atravesar el limite,pero algo te detiene,se resiste a dejarte pasar.En eso escuchas su voz y abres los ojos, y tienes la cabeza puesta en un precipicio imponente y el tipo que te salva hace esfuerzos para no caer contigo.

¿La Metamorfósis?

Cuando Bertoldo Adán se despertó una mañana,después de un sueño intranquilo,se encontró sobre su cama convertido en un monstruoso pez. Al principio pensó,lógicamente,que seguía soñando,pero cuando se vio nadando en lo más profundo y desértico del océano lo aceptó,al principio con pánico y hasta cierta burla,pero logró calmar los ánimos y concentrarse en la misión de encontrar una explicación.



Su primera pista fue una enorme ballena,más enorme de lo que suelen ser estas criaturas,quién le dijo que él no pertenecía ahí y que debería marcharse lo antes posible.Bertoldo Adán supuso que si el animal sabía que no debería estar ahí también conocía la causa de su estancia:



-No me lo preguntes, eres el primer humano que veo con apariencia de pez, ya eso es bastante.



Al momento en que se retiraba Bertoldo le preguntó qué como se había dado cuenta que era un humano:



-Fácil, no nadas como pez.



Ya que su primera pista no lo condujo a ningún lado siguió su camino, sin saber exactamente a donde iba.Llegó hasta un abismo de donde flotaba nubes de polvo negro,entre ellas logró ver ciertas cosas moviéndose a gran velocidad,hasta que aparecieron: miles de peces con colmillos,semejantes a las pirañas,yendo hacia él.Dio la vuelta y nadó lo más lejos que pudo y casi seguro que los había perdido se detuvo a descansar; en eso unos fuertes dientes le lastimaron la cola. Con dificultad de huir pesó que era su final,hasta que unos delfines que nadaban cerca de ahí lo defendieron y lo curaron con su canto; le advirtieron que no se acercara a esa zona,que estaba habitada por extraños peces carnívoros que no los tiburones enfrentaban.Negaron conocer la razón de su sufrimiento:



-Quizá todo sea un sueño-comentó el primer delfín-.

-Si fuera un sueño nosotros seríamos seres soñados-le espetó el segundo-.

-¿Y no lo somos?

-No-dijo definitivamente-.

-¿Cómo lo sabes?



Y mientras discutían vio venir del abismo,muy lentamente,un objeto que brillaba intensamente con un tono áureo.Cuando el molusco mensajero estaba más cerca de él observó que su valva era de oro y que no tenía manchas de oxido en ningún lugar:



-Aquí la magia cambia todo-le dijo el molusco, tratando de que deje de concentrarse-.Vengo en nombre de la soberana de las profundidades el abismo,me manda a decir que lamenta con congoja lo que sus guardianes le hicieron y le invita,en recompensa,a cenar con ella en el castillo.Si usted acepta está demás decirle que no le pasará nada.



Ante la negativa de Bertoldo el molusco respondió:



-Créame que es de su interés esta reunión,ya que se podría tratar su problema: tenga en cuenta que fue mi señora la que lo trajo a nadar.



Los dos delfines se quedaron mirando lo que pasaba y ante la afirmación de ir allá de Bertoldo dijeron:



-No deberías ir allá,se dicen muchas cosas de esas profundidades: nosotros,personalmente, sabemos de como afecta su existencia, por algo somos capaces de curar heridas.



A Bertoldo Adán no le importó mucho lo que decían y fue escoltado por el molusco entre las nubes de polvo y los dientes que alumbraban un poco el camino.Al llegar al castillo se dio con que éste era una roca tratada por el paso del tiempo,lo que le hizo temer el encuentro de una criatura viscosa y desagradable.Al entrar por el agujero más grande y voltear a la derecha,hasta llegar a unas puertas de plata, descubrió mucho lujo en la parte más adentrada de la roca, con adornos y joyas saliendo de las vasijas que alumbraban las alfombras persas y toda clase de manufactura en las paredes y en el techo.El comedor era inmenso, con una mesa para más de cuarenta personas llena de manjares exquisitos.En la cabecera de la mesa se hallaba una mujer estupenda,joven y atractiva,tanto que daba en todo momento la sensación de no ser humana:



-Siéntate,por favor,tengo un discurso para rato y no quiero aburrirte de pie. Yo soy la que gobierna este desierto submarino que toca a un ser y lo altera para siempre.Sí buscas saber el porqué eres un pez la respuesta es ésa.Las circunstancias en las que pasaron te las contaré: Tú ibas en un crucero con tu familia hasta que una tormenta que yo hice lo hundió;quisiera decir que nunca tuve intensión de hacerte algún daño,pero si hay un culpable ese debió ser el capitán...Bueno,los pasajeros que sobrevivieron al caer en estás aguas se convirtieron en criaturas marinas: tú debes saberlo, la ballena y los delfines no eran animales,realmente, por eso es que te ayudaron: los animales jamás se ayudan. La mayoría de ustedes,incluidas tu esposa y tu bebe, fueron devoradas por mis guardianes;y ya que unos pocos siguen viviendo es mi razón retenerlos acá para que no afecten las aguas limpias de magia-se levanta-.No,no pienses huir, de nada te serviría,salvo que quieras morir en el intento.



Adán no esperó que su anfitriona estuviera distraida para irse; al llegar a la puerta principal los dientes seguían nadando por ahí,avisados por la bruja que debían apresarlo o acabar con él.Un impulso lo hizo acercar,más allá del borde de la piedra, a los peces cruentos, sólo para dejar en vilo a su desenlace.

Pesca

Al sacar sus redes los hombres vieron que todo era ocupado por un pez enorme,hinchado,del tamaño de cualquier jugador de fútbol americano.Cuando trataron de meterlo al bote y quitarle las redes éste reaccionó y con sus saltos rompió el bote, haciendo que todos se hundieran.

lunes, 17 de diciembre de 2007

Pez

Nadas entre burbujas
y te alimentas de nuestra piel.
Todo lo posees, hasta inmensidad de mi casa,
y vives calmado en algún arrecife de aquí,
de mi mano inmolada al viento, al horizonte
que todo lo quema hasta volverlo azul.


Siénteme como el agua que te atrapa
y te deja vivir,obsequiándote mi vida,
ese rastro de seda comida por sus gusanos
llevándote hasta el final de mi débil pensamiento.
Mañana amanecerás en otro río:
recuerda saludarme a ella,la sirena,cuando esté con hijos.


Voluta mordisqueada por mis cóncavos colmillos.
Un sueño sembrado entre la bailarina ribera.
No eres el espejo que busco, por mostrar mis huesos
y por recordarme que cuando era niño temía del mar.

Guapa

Avanzas con tu bicicleta por las calles-extrañamente descongestionadas- y ves a una chica estupendamente atractiva que camina hacia ti, crees haberla visto en algún otro lado y sonríes,quizá contestando su sonrisa; vuelves a ver el camino y te encuentras cara a cara con un camión que va directamente hacia ti. En tu último segundo de vida tratas de esquivarlo,pero no lo logras.

domingo, 16 de diciembre de 2007

La Casa del Lago

La mayoría de cosas se hacen sin emoción y en la emoción encontramos lo que llena al resto de las cosas.Esto le pasó a cierto niño que se enteró que cierta niña a la que le tenía aprecio gustaba extraños peces sin carne que habitaban en la fuente barroca de una mansión que sólo podían ver los niños, pero que adultos y ancianos conocían aún en su imaginación; está mansión se encontraba en los limites del bosque donde se hayan extrañas aves de hielo y sólo se podía entrar y salir de ella cuando alguna nube o la misma noche la cubría de cualquier luz. En aquel momento el niño comprendió finalmente que la felicidad no produce ninguna luz en nuestros cuerpos, como lo pretendían sugerir las imágenes que siempre veían en la iglesia: era consciente de su corazón inmaculado y le dejaba la hipocresía a los santos.Su vida sobrepasaba la fe y no ignoraba que era dios esa sensación cálida que siempre lo acompañaba a todas partes, casi incomodándolo.Estaba sentado en la piedra acostumbrada del lugar,esperando que ese nubarrón implantara el régimen de sombras.Cuando llegó,acompañado de lluvia y truenos,sin rayos, la puerta de la mansión se mostró.Chicos que habrían entrado y capturado a los famosos peces le advirtieron que la fuente donde se hallaban solía cambiar de lugar, por lo que correspondía dejar una piedra mojada con vino blanco antes de salir de una habitación para que los seres que vivían escondidos en esa gran casa no pudieran llevársela a donde él ya había ido.Eso hizo al entrar al vestíbulo, donde se encontró con los seres que no hablaban y que tenían un ojo con el iris ensangrentado,cada uno con un ojo y sumando miles,adheridos e invisibles por las paredes y el techo de ese gran espacio. Lo miraban con sigilo mientras subía la escalera empapada de lágrimas,semejante a una enorme lengua humana.Arriba una docena de puertas lo retaban y en ellas pudo hallar lo siguiente: Una espada samurai-de las que tanto le gustaban-,un libro de historia con personajes y acontecimientos que no habían ocurrido, un clóset donde se podían ver las animaciones que se quisieran, un cuarto con joyas que al tocarlas se volvían polvo; pasó largo rato en ese piso, olvidando por un momento que no debía demorar. Bajó nuevamente por la húmeda escalera con alfombra roja y notó que los ojos estaban concentrados donde él había dejado la piedra,jugando con ella a moverla unos centímetros con débiles golpes.Encontró finalmente la puerta que le faltaba, ya que se suponía que eran trece, la última siempre la correcta y la que costaba ubicar; estaba en la parte baja de la escalera, entre los escalones cinco y seis.La habitación estaba totalmente oscura, pero se la sentía ligera, por lo que caminó más allá de lo que su razón le permitía y logró hinchar sus zapatos de tela con agua,que por cierto era salada.Por lo que le decía su oído aquella laguna u océano o quizá mar no tenía limites, ya que no devolvía ningún sonido.Al tener agua sobre sus rodillas decidió sumergir hasta su último cabello, descubriendo que el fondo estaba iluminado por sirenas y tritones-específicamente por sus tridentes-, quienes lo atacaron y lo obligaron a desenvainar su Tachi,que rutiló más allá de cualquier capacidad y espantó a los atacantes.Nadó con la espada fuertemente sujetada en su mano derecha por todo el trayecto-que parecía interminable y gran consumidor de tiempo- hasta llegar a un remolino de ráquises que no se espantaban con su presencia.Introdujo primero su mano izquierda,despacio,para coger un pez que no parecía moverse, cuando el remolino aceleró y terminó con la mano lacerada...Decidido empuñó la espada,como suelen hacerlo los personajes de video,y la hundió en el vórtice, rompiendo con la columna de agua y liberando a los peces sin carne en esa ruta marina,encantada. Al cabo de unos minutos vio que un grupo de peces iba en dirección contraria,perseguidos por los monstruos marinos que lo atacaron.Fue tras su ayuda,pero al ver que el brillo de su Tachi no les espantaba decidió saltarse el peligro.Nadó hasta la superficie y fue ahí donde recordó que no había pescado nada.Bajó otra vez y se apoderó de uno que tenía las espinas con rastros de sangre, los seres marinos lo rodearon y lo hostigaron hasta que pudo llegar a la orilla que había estado cerca todo el tiempo.Empujó la enana puerta que le ofrecía una extraña resistencia,tanta que tuvo que hacer uso nuevamente de su espada para poder pasar y descubrir que criaturas con apariencia de lagartos y llenas de una sustancia viscosa y marrón que hacían resbaloso el piso.Como eran torpes los mató con facilidad, ya acostumbrado y hasta feliz de hacerlo.Salió de la mansión justo cuando el sol destrozaba la nube malvada y ocultó al pez en su bolsillo, sin estar seguro si moría o si la muerte es algo exclusivo de la carne.





Aún con ese predicamento decidió usar la pecera que servía para guardar lápices y dejó al pez para dárselo a su niña soñada cuando aparezcan los rayos del sol. Cuando estos vinieron guardó al pez en una bolsa de plástico y la llevó a la escuela.Estuvo un buen rato mirándola desde lejos,temeroso de declararle su amor.Finalmente tomo valor y caminó rígido hacia ella.



-Hola.Esto es para ti-le dijo extendiendo la bolsa hasta la nariz de ella-.

-Ah, miren, un pez de la mansión. Gracias,pero no gracias, ya tengo muchos.



Se acercó uno de tantos chicos populares del colegio y le tomo la mano,y se la llevó. Él se quedó aún asimilando el rechazo por largo rato hasta que decidió devolver al pez a su extraño lago.

sábado, 15 de diciembre de 2007

Dolor

Elevarás tu mano hasta la altura de tu oreja.Darás vueltas y vueltas a tu muñeca, como si palparas la aureola de tu ángel de la guarda.Sentirás como eso maligno que lo rodea todo se adhiere a tus puntas, a tu sistema, como algo pegajoso y frío. Raudamente bajarás tu mano y por medio del teclado contagiarás al texto con un aura dañina,el que envenena tu corazón.

Contraposición

Hay arañas,chispas,en el cielo.
Una voz apagada,la mía,
se pone a roncar con los silencios.

Explotan los ánimos: la vida,
en un apoteósico incendio.
Y la sabana negra encendida.

Se sienta sobre mis dedos
el Quijote de otro universo.
A lo lejos llama una melancolía.

¿Ha de pasa así toda la risa,
metida en un frasco que debilita?
El saber me salvará del verso.

Mis Héroes (Primera Parte)

Hay en siete partes distintas del mundo seres enfermos,sufridos,que alcanzan en su metabolismo alterado un grado de magnanimidad que los deslinda de lo normal,de lo patético.Uno de ellos tiene la capacidad de abandonar su cuerpo y adentrarse en otras mentes para dominarlas,jugando con los cuerpos y desechándolos como él,un niño, suele hacer;otro puede volver su cuerpo en el material que quiera,rompiendo paredes o simplemente atravesándolas, útil ventaja para un ladrón.

De los otros cinco nunca se supo más que su mera existencia, hasta que en el día más simple de todos los 7 enfermaron al mismo tiempo...

Un ladrón entró al último departamento sin haber forzado la cerradura,con el propósito de hacerse de las joyas que tanto le obsesionaban, cuando oyó jalar el gatillo de un arma que las sombras no dejaban ver.

-Antes que la mates debes escuchar lo que te digo: Sé de la mayoría de existencias de la tierra porque alguna vez he estado en ellas, y tú no eres un secreto para mí.Lo que te digo no es una amenaza,sino una presentación.Ambos hemos sido destinados a cargar con poderes ajenos a todo juicio y es hoy que hago el primer puente hacia ti para solicitarte ayuda,ya que mi vida corre peligro.En estos momento me encuentro afiebrado en mi cuarto,esperando que lleguen los demás,semejantes a nosotros, para que me acaben, ya que rehusé ayudarlos en su dominación del planeta.Durante años he evitado que den contigo, ya que de todos nosotros creo que eres el mejor y en el que más esperanzas pude haber depositado.Ahora sólo espero que hagas caso de mi llamado y logres llegar antes que ellos, que se encuentran a treinta minutos de aquí.Si ellos cumplen su cometido probablemente nada existirá. La dirección de mi casa la encontrarás en el brazo de esta chica-levanta el brazo y se ven las letras rojas,brillantes,perfectamente cortadas-.

La chica baja el arma y ambos se quedan en silencio,él molestamente reflexionando.

-Sea como sea no entiendo nada; yo sólo vine por las joyas, tu asunto no me interesa.

De repente ella recobra el conocimiento y al verlo hace lo que su instinto le manda: levanta la pistola y dispara,hiere al ladrón y suelta el arma; se aterra al ver que el sujeto se levanta y se arranca una piedra de la herida, se acerca a ella con un sable que sale de su muñeca,la arrincona contra la pared y le clava el metal por todo el cuerpo.

La Enseñanza

Hay un gran salón,todo vacío.Yo estoy sentado en el primer pupitre de la fila del centro,leyendo un gran libro dorado.En eso entra el tipo que sale en la televisión,seguido por una fila de niñas con sus típicas faldas con cuadrados,deja su maletín a un lado y se pone a dibujar una casa, un auto y en general una calle:todo con trazos rústicos; cuando acaba los dibujos nombra a cada uno con diversos juicios y empieza a valerse de ellos para explicar como debemos dinamitar la sociedad para que la existencia sea lo que todos queremos.Hasta que levanto la mano y le pido que aclare la parte correspondiente al fracaso, él me sonríe y se prepara para volver a explicar,cuando la fiebre a bajado y salgo de la alucinación,sin enterarme del fracaso.

viernes, 14 de diciembre de 2007

Excusa

Perdónenme los lectores de este blog por no contribuir nada hoy, lo que pasa es que estoy con una infección estomacal,dolor de cabeza, síntomas de gripe, y en general no digo más, porque sonará muy desagradable,incluso para mí,cuando me sienta mejor regreso,suerte.Bye.

jueves, 13 de diciembre de 2007

Cristo

Cristo pasó por su lado y al verlo fijamente a los ojos estos se llenaron de una luz potente y se nublaron para siempre. El hombre lloró y grito a la multitud que le hicieran caso, pero nadie lo escuchó. ya que la palabra de dios lo había mandado.

miércoles, 12 de diciembre de 2007

Soy

Soy una fruta echada a perder en el ambiente muerto.
Las canciones que sonaron antes que mi voz se partieron
para poder descansar en lo menos dulce de las horas.
Habitación.Interna tempestad.Silencio.¿Hay alguien más?
El ángel permanece humano, seco, por encima de los frascos;
la música se tomó un trago y se fue a descansar, a mis oídos;
La edad de los cien años ha dejado algo aún vivo en el pan...
Heme aquí como un libro en latín y empolvado de cuerpos
apretando la moneda que no me sabe de modo similar a tu lado.
Un perro que ha dejado su sombra humana me ladra sin saberlo:
intuyo que mi avance no tiene la aprobación de una brújula.
Me detengo.Respiro.Muero.Y han de nacer las cadenas de esperanza.
Oigo un palpitar viejo, de joven más prístino que los primeros labios.
Esfuerzo las piernas de mi mirada apagaba,hética,ya vencida,
bajo este triste manto de luz para quién no mira.

El Sabor Amargo

Un hombre gordo fue a uno de los restaurantes más lujosos de la ciudad con la sola misión de hacerles una crítica mala a los cocineros, quiénes se habían enterado de antemano de la llegada de aquél embustero, orquestando de tal manera una atención irreprochable. Pronto platos y estratagemas empezaron a circular por la mesa de aquel heliogábano, sin que éste pudiera reprochar cosa alguna. Cuando todos los trabajadores del lugar, desde el cocinero hasta el lavaplatos, se sintieron victoriosos la voz del patán espetó:

-¿Me pueden explicar qué hace en uno de los platos más costosos de uno de los más finos restaurantes de la ciudad un cabello negro de mujer?

La alegría de todos fue tragada por la del gordo, que se veía feliz mientras apuntaba,renglón tras renglón, dios sabe que crítica malvada.

Al día siguiente salió un amplio informe en la página grastronómica del diario donde se inventaba variadas calumnias y no se mencionaba las abundantes virtudes del servicio, recalcando, refiriendose a lo primero, la desagradable presensia de un cabello de mujer atravesando la circunferencia del plato.

Unos días después el negocio cerró ante la negativa de los clientes en negarse a entrar dejando una simple nota que todo lo explicaba: 'Aquí, en donde hice muchos años de mi vida,no trabaja ninguna morena.

martes, 11 de diciembre de 2007

Sustituto

Quería besarla, acariciarla, tomarla entre sus dedos y apretarla hasta hacerle un poco de daño, pero como no pudo hacerlo se contentó haciéndole todo eso a su pequeña hermana.

Mi Canto

Un hombre murió al escuchar el cantar de un pájaro al que se llevó al momento de su muerte; desde entonces cada vez que la luna se pone de color azafrán aparece el ave rodeada de un aura enferma y su trino es tal que acaba con la poca esperanza que le queda a muchos desamparados.

lunes, 10 de diciembre de 2007

El silencio del Agua

Y tenía tan tensa la cabeza que la sumergió en el lavabo por tres minutos, cuando quiso sacarla no pudo,una mano que no alcanzaba a ver ni a sentir le estaba hundiendo más la cara contra el tapón. Al cabo de unos minutos el cuerpo dejó de insistir.

Perla

Aquella tarde ya olvidada de primavera entre las espinas que aquel ajeño rosal quedó una lágrima sujeta a una hoja, y como fue voluntad divina que no se secara pasaron años antes que alguien se diera cuenta que se había vuelto una perla como las que son cuidadas naturalmente en las entrañas del mar, la recogiera y se la llevara a un joyero, que ante la extrañeza y la fineza de la joya dedicó entero esmero para que sea una pieza que fuera admirara por todos en algún cercano futuro.

Perro

La niña ha dejado el helado en el suelo para que se lo coma el perro que la acompaña, al verla un pordiosero se ha tirado y a querido comerse el helado, ante eso el perro se le ha subido a morderle el cuello y el pordiosero no ha sabido que hacer, ya que sentía a una fuerza pura hacerle daño, cuando la chica se ha acercado y le ha dicho,manteniendo una leve sonrisa, que sus esfuerzos eran inútiles, que el perro por ser un espíritu no lo iba a dejar en paz.

Tres Veces

Los ángulos de la ventana abren una herida en la tierra
y se escapa de la irrealidad toda la oportunidad gris
que consta de todos los elementos y colores de la sierra
y que vino a fallecer en un triste día de desierto,aquí.

Es el horizonte cuando de fénix las nubes se llenan
y hallan a un barco flotando, sin brújula y emperatriz,
con su capitán amarrado-prueba contra las sirenas-
diciéndole al mundo que se come a donde debe ir.

Unos cuentos vienen acompañados de sorpresa
pintando cada centímetro de vida que no quiere vivir
y se alegra el hombre que ha pasado toda la fiesta
sirviendo el ponche para que otro pueda ser feliz.

domingo, 9 de diciembre de 2007

Decisión

Probablemente voy a posponer todos mis asuntos de nuevo, ya que la vida me vuelve a desilusionar y antes que cargarme con tanta mierda prefiero hacerme la idea y estar en paz,así que dudo que tenga tiempo para cargar de entradas a mi blog, en fin, veremos como el puto tiempo me tratará.Bye, gracias a quién leyó.

Sofá

Y estuvo tirada contra el sofá,aún consciente. Tenía los ojos cerrados y los brazos extendidos,tratando de alcanzar el interruptor de una lampara para que él no la pudiera mirar. En eso él le sujetó las pantorrillas y la atrajo hacia él,puso su mano sobre su pantaleta y la dejó a la altura de sus talones, miró por un momento sus nalgas desnudas y se posicionó,pelvis con nalgas, se bajó el cierre del pantalón y agitó un poco su sexo encogido,cuando éste se ensanchó y entró con dificultad entre la fisura empezó a empujar,cada vez más rápido, conforme la sangre rubricaba su miembro,entre gemidos silenciados, como de alguien que ha sido cruelmente extraída de algún sueño.Cuando terminó se descargó ahí,dentro de ella,sacó un pañuelo y se limpió para que no le moleste el ardor y se encogió hasta que su nariz estuviera a un centímetro de su raja,le besó por toda esa zona y luego de acomodarse la ropa la llevó a su cama.

sábado, 8 de diciembre de 2007

Bat

Tomó el bat y se lo guardó en la chaqueta, parecía un tumor muy mal disimulado. Los chicos que pasaban a su lado lo veían con muy mala cara, parecía que no pensaba en la gravedad de lo que iba a hacer o no le tenía miedo a la cárcel. Al llegar se quedo mirando por un momento al profesor mientras regañaba a una chica por no prestar atención a la clase de historia que él con tanto ahinco solía dar. Se fijó por un momento en su asquerosa ropa gris y recordando todo lo que le había hecho apretó con fuerza el bat y rompió de un solo golpe la puerta, se acercó al profesor- no sin antes romperle la nariz a un tipo que trató de impedirlo- y empezó a darle golpes en toda la cara: en la frente, en los ojos, en la boca, en la nariz,etc. Los tipos más grandes del salón pretendieron sujetarlo, pero, como buen esgrimista, tuvo más velocidad que ellos y los calmó de un par de palazos. Cuando el profesor estuvo en el suelo no dudó en seguir golpeándolo, dejándole la columna destrozada, imposible de recuperar, hecha un montón de pedacitos de copas...A la policía no le costó mucho atraparlo, ya que luego de pegarle se sentó en la primera fila, dejó el bat, y sacó sus cuadernos para tomar nota sobre Franco...

viernes, 7 de diciembre de 2007

Paraiso

Se levantó y lo vio leyendo sobre un sofá de color naranja. Sintió un pequeño céfiro correr entre sus alas y se percató que estaba desnuda, se cubrió y se encogió sobre ese mismo lugar,le quedo mirando por un tiempo,tratando de recordar donde lo había conocido y como se habían terminado acostando. Aquel hombre era alto, rubio, con facciones perfectas y la ropa y su manera lenta de moverse decían que era alguien refinado. Al principio recordó y temió que las alas fueran a asustarlo, pero el alzó los ojos y la tranquilizó, le dijo que no se preocupara, que ahí en el infierno y bajo su protección dios no podía hacerle daño.

Tinta Indeleble

Sacó un plumón de su cuaderno y se le acercó, defendida bajo su perfecta sonrisa.Le quitó la tapa y empezó a pintarle la cara, sin dejar un instante de sonreír.Al final volvió a guardar el objeto y dijo un chiste acompañado de una ridícula mueca, para que toda la clase se empezara a matar de risa.

Rechazo

Dame un solo beso
para intrigar todavía.

Aparta de mi cuerpo
el tuyo que aún camina.

No es amor, mi vida,
sino puro consentimiento.

No es por las heridas
que me aparto lento.

jueves, 6 de diciembre de 2007

Mirón

En el fondos los envidio a ellos y a su maldita actitud sexista.¡Abrase visto!Tan felices que me revuelve el estomago.Verán,definitivamente, que no me altera en absoluto lo que hacen: no los juzgo.Pero miren que felices siguen,y ella, como una puta más. Ya se me ha levantado todo y le digo al tipejo que se aparte, que ya voy a entrar.Sonríe y la mira a ella, que le devuelve la sonrisa con mucha complicidad, toda la necesaria para acabar con mi paciencia y matarlos a los dos; parece que le pidiera permiso para seguir ahí...Me acerco en tono amenazante y él se quita, ella se queja que ha estado poco tiempo el de antes-no le llama por su nombre, seguro que no lo sabe-, no le presto atención, ni siquiera me importa.La miro feliz a la maldita, y la odio. En ese momento preferiría ser el otro y regresar adentro de ella.Tomo con frustración lo poco que me queda y me adentro en su interior.Y empiezo...

Big Bang

-Yo he visto el final del mundo: es todo negro-dijo el joven llamado Cuervo.
-Ese es el principio-rezongó el coronel Sanders.
-Te digo que es el final, porque no hay estrellas; es como si todo empezara de nuevo.
-¿No vez ese ojo enorme, de fuego, qué flota por allá?- levanta su mano el coronel Sanders y señala.
-¿Eso es Cristo?-preguntó incrédulo el joven llamado Cuervo.
-También es el diablo, pero no importa. Vámonos, que la explosión está por comenzar.

Reencuentro

Para que mi amor se restituya
vine a contarte voces y ángeles
para que puedas,al fin, venir
a las grietas ralas de mis Andes,
enormes huecos por los codos
divinos de algún cóndor-paje.
Entre la flecha mortal crecido
el lenguaje quemado y sangrante
abriendo la fábrica de los niños
para traficar pobreza gigante.
Ya no me sorprende la pena
que por tus poros se abre
como una mujer en el amor
con todos los hilos y cristales;
aquella boca llamada Deseo
se perdió entre páginas triviales
de los cuentos sosos de princesas
y los cuentos crudos y reales.
¿Un eclipse sobre tu cuerpo
lleno de bordes eléctricos, fatales?
No.La verdad sobre las cosas
como un perro sobre sus males.
Y,para terminar,la luna se fue
a comerse los besos sagitales.

Admiración

Seguro que cuando le dijeron que no se puso molesto, es normal, pero que diferencia con el tipo,¿no?Es todo un caballero, no como esos gusanos que por patear bien ganan más que nosotros,pero siguen siendo gusanos...Bien lo demuestran cuando tienen que jugar por su país: parecen muebles que olvidaron algunos cargueros,iletrados como ellos...Si alguien merece mi admiración es este, que,molesto, es capaz de pensar que se le hace un bien, capaz de alejarse de su egocentrismo y sacrificarse por los demás...Cuando termine la temporada dile que yo mismo le invitaré algún trago.

miércoles, 5 de diciembre de 2007

Cueva

Todos irán a China cuando llegue la tempestad, así que no importará mucho que vayamos con ellos o no,pues,tú sabes,es mucho pedir que los demás de acuerden de nosotros cuando están con tanto sufrimiento en la cabeza. Tú y yo nos podemos ir apenas se embarquen para allá; yo te puedo llevar a una cueva adonde seguro no entrará el agua.Ahí podemos llevar,desde hoy, un poco de comida y cualquier otra cosa que nos haga falta...Y si quieres hablar de romance ahí nos podremos amar sin miramientos.Pero lo más importante es la comida, ya que el camino tarda mucho en terminar en la cueva y supongo que tenemos que empezar ya a llenarla para tantos días...Quizá meses...No temas, que allá no nos sentiremos solos: compartiremos nuestro espacio y nuestra comida con los pequeños animales que encontremos allá.¿Temes por tu seguridad?Pero si estarás conmigo...¡¿Conmigo, entiendes?!¡¿Qué más puedes pedir?!

¡Qué me liberes, cerdo desgraciado!

¿Qué estarás haciendo?

Quisiera esconderme en alguna mitad de por ahí
para que la osamenta no me clave el pie entre las esquinas
de algún manchado rincón que palpita dentro de mí
con el empleo que genera tu bien y mal desidia.

Quiero que las manos de ángel me den un poco de ají
para llorar,como una paleta, entre tu boca frigia:
deshacerme como un compuesto dulce del carmín
bajo los azotes de las voces tiernas de tus avecillas.

Quisiera preguntarle a la puta que se acostó con Abril
qué se siente tener el cuerpo de flores amarillas
con el vuelo de los zares que se vendieron por mantequilla
para comerte,como a una tostada, hasta llegar a ti.

Anzuelo

Un hombre,dado por muerto, vestido de piel de simio,llegó nadando hasta el puerto de San Román. Al verlo los pescadores huyeron y dieron aviso a las agencias noticiosas, quienes cubrieron el suceso de la forma más exagerada posible. El hombre caminó sobre las tablas del muelle mirando de rato en rato un madero sostenía con su brazo. Se detuvo el una tienda de anzuelos y,como estaba cerrada, tocó tres veces antes de entrar;entró, se encontró cara a cara con un individuo de tez sombría, al que hizo sentar,y le empezó a espetar: 'Los anzuelos que me vendió hace 4 años no eran los que pedí llevar'.Abrió el madero y sacó uno por uno los anzuelos.'No espero que me devuelva el dinero'.Se levantó, salió de la tienda, no quiso dar declaraciones, y se arrojó de nuevo al mar, mojando y dándose una apariencia de foca,y regresó nadando a la isla que lo acogía desde su naufragio.

martes, 4 de diciembre de 2007

Premolición y Presente

Hoy nacen todos los niños
vestidos con fuego y alas,
con copas de oros y escamas
de peces del estanque frío.

Ayer todos los soles unidos
se vencieron a la pasión rosada:
tu beso era el guía de las hadas
y a todas las borraste al infinito.

Es tu rostro tuerto el circulo
que no abandona al mundo,nada,
y que se pierden entre la cama
cuando un látigo marca a los niños.

Pensar que todas son cascarón unido
hace verter al lodo de su palma:
se crea otra vez el mundo, que imaginaba
desde un principio incierto e indefinido.

Es la espada el mejor de los amigos
-dormida sobre el liquido de grana-,
hundida en los tiempo que derrotaban
al alma del amor, perdida entre trigos.

Es el final de estos apuntes gruñido
de los dientes sarrosos del mañana,
donde las fieras perderán enseñanzas
Y se hablará de un lenguaje extinto.

lunes, 3 de diciembre de 2007

Gracias por Fumar

En la casa de los Turner se fuma un minimo de 15 veces al día,en familia y con tragos para acompañar el buen rato.Los niños prefieren los cigarros ligeros, ya que los ahogan los habanos; los grandes,los habanos, los cubanos: dulces morenos.Un día llegaron los Castro en una balsa,junto con 100 emigrantes y víveres que sobrevivieron al camino.Sin rumbo fueron de pueblo en pueblo hasta terminar en la casa de los Turner:''My family need food...Yo can work algunos days in you home haciendo everything'.El señor Turner no se percató en aquel momento que estaba apunto de echarlos a que coman piedras:no lo hizo,porque, aunque con hambre y frío, los cubanos jamás dejan de tener un puro a la mano...Luego de extraerles todos sus cigarros los Castro fueron llevados a todos los lugares de la casa con la intención de que se instalaran ya: las habitaciones, la casa del perro, el desván,etc.; y como no encontraron un sitio donde no dañara su moral los Turner decidieron compartir habitaciones: los niños con los niños,las niñas con las niñas y los demás con los demás,todos revueltos.Pasaron tiempos felices las dos familias en aquel lugar con olor a tabaco y con cierto olor a sexo,hasta que un día la realidad volvió con traje de federal: El señor Kidman era del área imigraciones y hace mucho que había estado espiando la casa de los Turner.Este relato empieza aquí, el día que llegó aquel miserable a aquella casa-aun más miserable- y ocacionó toda está confusión.



Yo no he dormido hace tres dias;no duermo desde la ultima vez que termine con vacaciones forzadas,patrocinadas por el mentecato de Bull; aún ignoro si la credencial de quién maté era verdadera...Bueno,estoy aquí,en ningún otro lugar-espero-; el señor Turner se va a trabajar,los niños han sido arrastrados hasta las escuelas por su madre: todo eso no debería resaltar,y sin embargo la casa sigue despierta,aunque pretenda estar domirda.Bajo del auto y voy sin prisa a la cerca gris: simbolo de la cultura americana,mucho para fumar.El tabaco me hace estornudar, será mejor que no lo haga.¡Maldición,lo hice!La vida se ha detenido en ese lugar o las ratas regresan a su nido...Tendré que esperar, echado,junto al seto de rosas,para poder entrar. Ojalá no venga su vecino homosexual a olerlas.



Mi madre se pone a lavar los pantalones y los calzoncillos del señor Turner apenas sale a laborar,cosa que me parece extraña,ya que no he visto que haga eso con papa:¿será qué ya no le quiere?No creo,porque se porta muy bien con él, lo sé cuando me piden salir del cuarto.Mi madre es,a pesar de tener a 5 hijos,una chica muy guapa, y siempre baila y hace toda clase de cosas con su cuerpo.Acerca la ropa del señor Turner y la huele,hace un gesto desaprobatorio y le echa más sal.quizá llega un momento que toda vestimenta se come,y,como la carne, hay que bañarla en sal.Seguro que lo que digo es estúpido,ya que no he visto a ningún adulto comerse su ropa,salvo los que tienen hambre y los que tratan mal.Yo me paso los días aburrida aquí:desde que llegamos no hemos echo más que ver fumar a los Turner y a nuestros padres-que,por cierto, no dejan que fumemos como los Turner dejan a sus hijos-y de vez en cuando limpiar esta casa que parece que estuviera hecha de pavesa.Mama no me hace caso cuando le digo que quiero volver a casa ya,seguro que lo sabe y se hace la boba,como si estuviera sorda...Seguro que ya no quiere a mi papa,seguro...



¡Quién pensara que ese gringo loco estuviera tan necesitado!¡Miren nomás como me dejó el calzón!¡A no, y esto no sale con nada...¡Parece radioactivo!Ni siquiera creo que un perro se la pueda comer...Pero es tan vivo,a pesar de caminar y vestir como un muerto.Y no entiendo como no cumple su esposa con él,si es tan guapa...Pero fría-no debo olvidar que es fría-.No voy a olvidar cuando todos estabamos dormidos-o por lo menos nos haciamos los dormidos- y desperté cuando él estaba encima de ella,lamiendole la cara y hundiendo su mano ahí; ella lo arrojó de un movimiento al lado de su cama y le dijo algo como:'Don't fuck,man.I need sleep'.En fin,se lo pierde.Mi hija es muy niña,muy tierna,felizmente.Me pregunta porque le echo sal a la ropa:no le podría contestar,hago igual que mi madre.



La vida fuera un naufragio si no tuvieramos un cigarro para prender las velas. Le digo a Tom que se calle y no me hace caso: seguro que ni le importa, no ha hecho más gritarle a los demás autos desde que salimos; algo tiene de mí, el problema es que no encuentro nada de su padre...Su padre es como el esposo ejemplar: una burla, una cosa sin vida. Me encantaria saber el final: tal vez termine en una balsa rumbo a Cuba o a China, compartiendo al hombre de otra...Maldita manera de celar...

Sí no se fija en el volante nos van a detener o nos vamos a matar, lo primero que pase...Estoy cansado de gritarle a los autos para que se alejen de mi mamá, pero sólo hacen caso, nadie llama a la policia o nos trata de salvar...No estoy molesto con ella, porque sé que no lo hace con intensión, simplemente se desconecta, se sale de la via rapida y la vida y camina pie: el problema es que nos lleva en su hombros: valga el egoísmo.

¿Hola?¿Mi amor?Sí, acabo de salir de la oficina: quiero verte. Paso por la casa dentro de un momento...¿Está tu marido ahí?Entiendo. Hagamos algo: entra a mi habitación y espérame cerca de la ventana; yo pasaré por ti y nos iremos a un sitio muy bonito que me han dicho que queda por aquí, donde se habla mucho español cubano. Ok, espérame. Voy para allá.



Estando ciego por el pólem de las rosas no me fijo que aprieto algo suave y viscoso, con un olor que me hace levantar. Las cosas está como alteradas por la pantalla de una computadora o creo que llegó mi final y el mundo está perdiendo sus limites o formas...De cualquier modo lo voy a lograr, porque la muerte no es excusa para dejar un trabajo. Hay una ventana negra, casi a oscuras, entro y caigo de bruces sobre las pantuflas, no sé a quién les pertenecen.Estoy ardiendo: ya no puedo más; descansaré dentro de la cama y esperaré a que vengan los Turner, me denunciarán y me harán meter a una cárcel donde el desayuno es un asqueroso plato de limón con paloma. Ya veo venir mi final, ya se han cansado de hartarme la vida...



¡Ya está! Esta puerta quedó perfecta...¡Uf!Lo que me ha costado arreglarla sin ruido...Bueno, ahora iré a descansar con mi esposa...Lo bien que me vendría su compañía...¿Dónde estará?



'Ya, papi, te espero...No vayas a demorar'.Dios... que seguro me ha llamado de otro reino. Ya estoy cansada de esperar...Oye, hija, te he dicho que te vayas a jugar a otro lado, lejos de aquí, que no quiero verte.



Mamá ha hablado con el el señor Turner, lo sé.Ahora quiere que me vaya para que no la vea engañar a papá: Yo ni loca salgo de acá...Si se va a hacer la perra que lo sea en mi delante, a ver si le dan ganas.



No se va. Maldita sea. ¿Quieres qué te repita que te largues? ¿Por qué insistes en quedarte acá?



¿Le digo?No puedo creer que no lo sepa, o que ignore saberlo.Mejor callaré.



¿Sabes qué?Ya me hartaste: ¡Ven aquí!Así que malcriandote,¿verdad?¡Tomá!



¡Ayy, eso duele!¡Ay, mamí, ya no!



Ahora vete, idiota.



¿Mi hija está llorando? ¿Qué pasa?



No creí que fueras tan animal...Pero ni creas que no me la pagas. Le voy a decir a papá lo que haces para que te venga a matar, ya estás muerta, ¡maldita!



¿Adónde iba? Creo que a la escuela...Le digo a los chicos que bajen aquí, a 5 cuadras, yo ya no puedo más...Voy a matar...A acabar con todo...



¡Mierda!¡Le va a avisar!¿Qué fue eso?¿El señor Turner estará entrando por la ventana?Subo con cuidado hasta la mitad de las escaleras, cuando me acuerdo que en USA no hay ladrones; al mismo tiempo creí haber escuchado un ruido sordo, como si se hubiera caído un plátano al suelo. Diablos, no se abre la puerta, ¡ya!...¿Dónde está? Ahhhh, en la cama,¡pobre!Le tengo que avisar, si nos encuentran nos van a matar...



Asomo el ojo derecho y veo una figura gorda, negra, me recuerda a la esposa de Bull, le sonrío, me dice que nos tenemos que ir ya: yo pienso que es un ángel malvado, que todo lo que he hecho probablemente estuvo mal.Me siento aliviado al saberlo, pues, ya no tengo miedo al más allá. Sé las cosas que me esperan y me hago la idea ya, al instante. Me pregunto que será lastimar a un ángel.



¿Qué tu mamá me engaña con el señor Turner?No, hija,es algo un poco difícil de entender a tu edad, yo sé que tu mamá y el señor Turner hacen cosas, ninguna que yo no sepa o pueda superar.¿Qué?¿Qué ha quedado con verse con él para irse de acá?¿Estás segura?



¡Qué pregunta!Por supuesto que estoy segura,papa, acaso no vez los moretones que me ha hecho para que la dejara fugar?



Esto lo tengo que aclarar ya.



Oye tú, pistola de leche y sal, ¿No oyes que nos tenemos que marchar?¡Levante ya!¿Quién en usted?¿Qué hace?¡Déjeme!¡No me toque!¡No, no!



Que bien se siente lacerar a un ángel...



¿Oigan, abran, que hacen adentro?



¡Aaaaa, aaaaa, ay, basta ya!



Pateo con fuerza la puerta que ayer pinté y veo a un desconocido sobre mi esposa y con el pantalón a medio orificio anal. No pienso y me tiro sobre él, como un animal en defensa de su manada, lo golpeo en la cabeza y veo que mi puño tiene sangre, que ya nada se mueve y que mi esposa lloran, pidiéndome que llame a un hospital.



Me equivoqué: fue la figura flaca y larga, como el alfil , la que me iba a llevar...Entonces...



Ayúdame ya...Por favor...

Entro por la ventana y veo a un hombre robusto,que no he visto en mi vida,tirado sobre mi cama,manchándola; a mi amante a un lado del otro cuerpo con las piernas empapadas de algo rojo,repugnante y al esposo de mi amante, levantando mi Taurus 454 Casull a la altura de mi barbilla, exigiendo que le cuente como debió pasar todo.

Guardo mi dedo pulgar en el bolsillo de mi chaqueta y dejo pasar a los autos. Saco de mi otro bolsillo una barra de menta y sigo caminando.

¡Quiero que me lo digas ahora! Le digo mientras libero el seguro del revólver, empuño más cómodamente y dejo que toda mi furia lo haga temblar. Y pregunto: ¿Te has acostado con mi esposa?

No lo puedo negar, ya que he subido por la ventana, sí, lo hice; me harté de esperar que nos encontráramos los tres para tenerla porque me encantaba toda ella, no tenía que esperar a que iniciáramos todos para poder disfrutar de las notas...

Sonrío ante el más extraño de todos los momentos, volteo y veo a mi mujer quieta, en el cielo, a mi hija que está junto a ella, no sé desde que momento. Pienso que no vale la pena matarlo, ya que finalmente la odio más a ella y seguro que está muerta, pero hay algo en el ambiente que no me deja respirar bien...Ese gris que ha envenenado a todo en la casa.

Llego,finalmente. Bajo del vehículo y escucho atentamente una puerta se rompe y empiezan a gritar...Luego un prolongado griterío. Voy a la cocina a encender el gas. Escucho todo lo que hablan, empiezo a comprender un poco, y me alegra tanto que todo vaya a terminar que sonrío, mientras prendo un cigarro-el último, lo prometo- y veo como se incendia todo en cuestión de segundos y las cosas,empujadas con gran intensidad, se desperdigan por todas partes.


Llegamos tarde a la escuela. El director nos regaña, entramos al aula y tratamos de tomarle el hilo a la clase de matemática. Mi hermano está sentado y echado a la vez, hablando con la chica nueva de al lado. Saca un cigarro de su cuaderno y se lo pone en la mano a la chica, le sonríe y ésta actúa igual. He pensando que debería dejar de fumar.

Sensualidad

Se elimina el pájaro detrás de la ventana
y la mujer sigue desnuda, perdida entre todo,
disolviendo sus manos en el agua oxigenada:
la sangre deja el vestido para ser una lámpara.

Un muslo en el cielo la tapa, y es por doquier
donde se hallan las terribles verdades de sus pieles:
todas las luces se entretejen en una lanza
que traspasa el vello hasta llegar al centro de los desniveles.

Una bola negra de billar oculta en sus secretos
y se anima el cucharón a comérsela lentamente,
como una sopa que acaba de quemar la lengua;
saborearla como el arroz en la sombra de los seres.

Dile que la amas en su actitud de bella morena,puta,
y te creerá, porque tus palabras son las perras.
Y harás de ella tu voluntad porque Anunciación refuta
que la sombra engendré a otro salvador más.

domingo, 2 de diciembre de 2007

Pez de Oro

Y cuando soltaron al pescadito al lago éste cambió sus escamas a reluctantes piezas de oro, nadó en círculos, cerca de la orilla por unos minutos, y luego se despidió saltando al aire. Al poco tiempo un niño pescador se hizo del pescadito y se lo llevó a una pecera: ni bien el pescadito entró en la pecera se volvió gris y feo, por lo que el niño lo regresó de donde lo trajo. Él ni nadie se dio cuenta que cada vez que soltaban al pescadito éste se volvía de oro puro; solamente lo recordaron como ' la lágrima de ángel dormida en el fondo del mal', ya que era así el nombre del lago.

Guión Literario: Sin título

Escena Nº 1
Mansión/ Interiores/ Día
Habitación de colores suaves, preferentes al blanco. Iluminación normal. Accesorios básicos de un cuarto: cama, mesa de noche, ropero, etc., lujosos, junto con algunas obras: cuadros, jarrones, esculturas de antigüedad.
El protagonista está durmiendo en el centro de cama, hasta que abre los ojos de golpe y ve en el techo, pintadas de rojo, frases celebres que logra reconocer, mira su entorno sin mover la cabeza y se incorpora al darse cuenta que ahí no se durmió anoche; en eso entra el mayordomo principal, seguido por muchos sirvientes.
Mayordomo Principal
Buenos días, señor. Espero que haya disfrutado su sueño. Aquí está lo que nos encargó antes de irse a dormir junto con la sección económica del diario.
Señala las bandejas atiborradas de comida y el diario, respectivamente.
Protagonista
¿Quién eres tú? ¿Quiénes son ustedes? ¿Qué carajos hago aquí?
Se levanta con intensión de defenderse, como si alguien de ellos lo atacara. Ellos lo miran sin sorprenderse mientras se dan miradas de desaprobación.
Mayordomo Principal
Somos sus servidores, señor, estamos aquí para servirle en lo que usted desee.
Hace una señal y todos que lo acompañan dejan las bandejas y van a sujetar al protagonista, quién no proporciona mucha resistencia. Luego empiezan a vestirlo y darle de comer, apresurados.
No olvide, señor, que lo esperan a la nueve en la compañía. Parece que hoy será su día. Le deseo toda la suerte. Me retiro, con su permiso.
Da la vuelta y sale.
Protagonista
¡Oiga! ¡A dónde va! ¡Regrese!
Uno de los que lo sujeta se apresura en darle de beber un jugo que derrama en su mayoría. Todos lo sueltan y él no opone resistencia. Adopta movimientos lentos y algo torpes. Los que lo alimentan y lo visten empiezan a sonreír y a hablar de otras cosas.
Sirviente nº1
¿Oye, te va bien con Olga, verdad? Hace tiempo veo que quiere ligarte de por vida y tu nada: ¿qué esperas? Piensa que si no haces algo con ella alguno de nosotros lo hará.
Sirviente nº2
Ya quisiera… Si supieras como es en verdad: celosa, coqueta y ratera, ¡dos veces que la he sorprendido sacando el dinero que guardo debajo del sofá!
Sirviente nº3
Tal vez la culpa la tienes tú, por no saber cuidar tu dinero: ¿a qué idiota, aparte de ti, se le ocurriría hacer eso? Las mujeres huelen el dinero con la misma capacidad que los perros, y si dejas un hueso cerca de un perro no es difícil pensar que hará.
Sirviente nº4
Sí, pienso lo mismo. Oigan, no está tan mal el tío de la semana, ¿verdad?
Lo dice y mira a los demás, sonriendo.
Está muy bonito el niño: ni muy maduro ni su contrario. Listo para comérselo ya.
Sirviente nº1
¿No crees que tus preferencias sexuales no nos las deberías comentar?
Los demás se ríen y asienten, incluyendo al sirviente nº4.
Sirviente nº4
Ya, déjenme en paz. Más bien apúrense, que lo van a dejar y con el nuestros puestos.

Escena Nº 2
Mansión/ Interiores, Exteriores/ Día
Salen los sirvientes junto con el protagonista, que camina con dificultad y se maneja muy fácilmente. En su recorrido se fija en las diversas esculturas y jarrones que adornan la casa, junto con los cuadros que ha pensado ver en algún museo. Paredes con tonalidades semejantes a la del cuarto principal. La iluminación es normal.



Sirviente nº3
Hoy usará la otra limosina, señor, ya que su limosina favorita está en el mantenimiento de rutina.
Lo dice mientras lo conduce de pasaje en pasaje, hasta dar con una mampara que da a un enorme jardín al cual ingresan y pasan, hasta llegar al aparcamiento.
Protagonista
¿A donde voy?
Sirviente nº4
¡A trabajar, pues, hombre! Está bien que te des la gran vida, pero por eso no vas a pasártelas de holgazán.
Sirviente nº2
¡Ya cállate, imbécil! Si hablas más nos vas a joder a todos.
Sirviente nº4
Sí, tienes razón.
Abren la puerta del coche y lo meten con cierta brusquedad. Adentro hay 3 guardaespaldas que lo superan en peso y en talla que lo reciben y lo acomodan al lado izquierdo de uno de ellos.
Sirviente nº4
Cuídenmelo, muchachos.
En eso el sirviente nº2 le da un coscorrón.
Sirviente nº2
Te lo advertimos, tarado.

Escena Nº 3
Limosina/ Interiores/ Día
El protagonista empieza a salir de su soponcio. Luz débil por los vidrios polarizados. Asientos de cuero negro.

Protagonista
¿Alguien me va a decir que diablos hacen conmigo? ¿Por qué me tratan como si fuera un sultán?
Los guardaespaldas no lo miran y permanecen en silencio.
Entiendo… Entonces le preguntaré al que conduce esta maquina, seguro que me contestará… Seguro que no es un gorila bruto como ustedes.
Empieza a golpear la luna negra que conecta a la parte del conductor.
¡Oiga! ¡Oiga, usted! ¿Qué hago aquí? ¡Responda! ¿No lo hará? Bueno: ¡Seguro que afuera me ayudarán!
Empieza a patear a luna de la ventana y a gritar. Los guardaespaldas interceden y lo sujetan.
Guardaespaldas nº1
Otra vez se pasaron al darle de tomar la medicina. Hay que echarle un poco de agua fría.
Saca de abajo del asiento un poco de hielo y se lo pone en la cabeza.
Con esto te calmarás.
Protagonista
Gracias…El dolor de cabeza me estaba matando.
Guardaespaldas nº2
Eso pasa cuando se exagera con la dosis… Mire, señor, ya llegamos. A fuera le explicarán y le harán entender todo.
Protagonista
Asiente.
Ya. Pero… ¿Por qué yo?
Guardaespaldas nº2
No lo sé: hay tipos que no tienen nada de suerte.


Escena Nº 4
Compañía/ Exteriores, Interiores/ Día
Cielo despejado, iluminado, o en todo caso gris, sin nubes separadas. Escalones sosos amplios, grises, lo suficientemente grande como para que entren todas los personajes. Todos vestidos de negro con camisas blancas.
Séquito
Todos se acercan y permanecen a la misma distancia. Hablan al unísono.
¡Buenos días, señor! ¿Cómo se siente hoy?
No esperan que conteste. Uno de ellos se acerca y le sirve de apoyo.
Asesor nº1
Permítame, señor… Creo que está un poco enfermo, ¿no es así? Pero eso no importa, porque puede trabajar: una gripe no le puede vedar el paso, rumbo al éxito. Eso jamás. Bueno, lo pongo al tanto. ¡No! Mejor lo llevo con el encargado, para que le explique del modo que a usted le gusta.
Protagonista
Aturdido por las personas que rodean.
Ok, lléveme a donde sea, que no entiendo nada.
Asesor nº1
Sígame.
Empieza a apartar con su paso a la gente que está ahí, entre negativas de todos. Todos empiezan a seguirlo. Caminan a una velocidad regular.
Protagonista
¿Tú que eres de mí?
Asesor nº1
Se apresura y contesta en voz baja.
Je, je. Pues, su hijo no soy. ¿Vaya que está mal, verdad? Recuerde que no tiene que demostrarlo. ¡No debe mostrar debilidad!
Finalmente llegan a la entrada, inmensa, como la de un aeropuerto. Un encargado abre la puerta. Está vestido de rojo de acuerdo a su obligación.
Portero
Se pone firme, con la cabeza levantada.
Buenos días, señor.
Protagonista
Buenas.
Asesor nº1
No tiene que saludarlo, señor, no olvide que es el portero.
Se ve venir por todos lados, al principio, secretarias vestidas de sastre, con colores beige, verde oscuro, y lila. Todas se detienen a un metro de él y lo saludan, desentonando la uniformidad del saludo al hacerlo, diferenciándose de las personas vestidas de negro de la entrada. Luego de saludarlo le alcanzan fólderes que los vestidos de negro toman, dando miradas de recelo.
Asesor nº2
Esperando en la puerta del ascensor.
Buenos días, señor. Permítame conducirlo al área de documentación para que dé el visto bueno a algunos.
Asesor nº1
¿No lo puedes hacer tú mismo?
Asesor nº2
¿Se nota que no, verdad? No reniegues y estate atento. Déjamelo, cuando termine te lo devolveré.
Asesor nº1
¡Ja! Como quieras.
Asesor nº2
De acuerdo.
Abre el ascensor. Entran.
¡Si alguien más va a subir entre!
La mitad de los que los siguieron entran, mezclándose colores.
Escena Nº 5
Ascensor/ Interiores/ Día
Se cierra la puerta del ascensor y todos tratan de hablarle, o por lo menos lo fijen, ya que hablan con los que visten de negro en susurros. Se abre el ascensor en el siguiente piso. Bajan algunos, suben otros. Ocurre lo mismo hasta el final de la escena.
Asesor nº2
¿Ha contado alguna vez cuanta gente trabaja para usted? No lo creería. Yo llevo trabajando hace 3 años y me da la impresión que soy nuevo, ya que siempre me encuentro trabajando con otras personas.
Protagonista
Supongo que sé como se siente. Curiosamente hoy siento que no conozco a nadie.
Asesor nº2
Pero eso no debe ser nada raro en usted, ya que trabaja con el triple de gente que yo… ¿No es maravilloso? Tener control sobre la vida de tantas personas, sobre sus sueños… De vez en cuando ser un dios y castigarlos, apartarlos de su bienestar. El poder es hermoso.
Protagonista
Yo no pienso eso.
Asesor nº2
¿No? Que raro… Siempre lo ha dicho, es una frase que se adora a nivel mundial.
En ese momento entran más personas de las que salen, incluida la secretaria nº1. Ella viste de sastre color lila, más intenso que el de las demás. Entra y es conducida, entre empujones, hasta el protagonista, poniéndolo contra la pared.
Secretaria nº1
Le susurra al oído.
Hola, mi rey, ¿como has estado? Seguro que extrañándome…
Asesor nº2
Sonríe, luego suena su celular y contesta. Habla mirando a otro lado. Se aleja de ellos.
Disculpe.
Secretaria nº1
Dime que me has extrañado, que has extrañado a tu gatita.
Protagonista
¿Mi gatita? ¿La conozco íntimamente?
Secretaria nº1
¿Qué pasa, mi amor, ya no te acuerdas de mí?
Hunde su mano por debajo del saco. Desciende conforme va hablando hasta el pantalón, palpándolo adelante y atrás, disimuladamente, sin que nadie llegue a notarlo.
¿Ya no te acuerdas de tu gatita Goma, la que se te pega y no se desprende de ti hasta que esté bien mojadita?
El protagonista no responde. Se muestra nervioso, tartamudeando, sin poder decir nada concreto.
Sabes, amorcito, yo no soy tonta: por eso estás conmigo. Yo no me voy a molestar que te veas con otras chicas, es más, te puedo presentar a algunas que estarían muy interesadas en que las visites. Eso no es problema. Pero no te olvides que conmigo disfrutas más, que soy tu favorita. No lo olvides, ¿ya, mi amor?
Asesor nº2
Hablé con Sue. Dice que el señor Nadal ha venido con el acuerdo. Antes de ir a la junta pasaremos por su oficina.
Se abre el ascensor.
Aquí bajamos.
Lo jala y al mismo tiempo es empujado por los otros.
Secretaria nº1
Lo suelta y le toma de la mano, por la presión sede.
Chau, papi, piensa en mí. Nos vemos.



Escena Nº 6
Área de documentación/ Interiores/ Día
Loseta blanca, con impresiones de serpiente. Pasajes amplios con archivos que llegan hasta el techo. Al lado del ascensor un escritorio, en él el archivero leyendo un periódico de formato estándar. Al frente del periódico unos archivos, al costado de los archivos una tasa con café caliente, humeante. Al otro costado hay un boceto del lugar, semejante a un laberinto.
Archivero
¡Señor!
Cierra con brusquedad el periódico y se levanta igual. Al hacerlo derrama un poco de café.
Buenos días, que agradable visita.
Asesor nº2
El señor viene a firmar los documentos que dejé ayer. ¿Podría conducirlo hacia ellos?
Archivero
Oh, sí, sí. Por supuesto. Señor. Sígame.
El asesor nº2 le indica que vaya y le emboza una sonrisa. El protagonista, transido, lo hace con pesadez.
No se quede muy atrás, señor, que aunque avancemos en línea recta estos estantes llenos de archivos tienen la habilidad de marearlo y hacerle caminar en círculos en el mismo sitio durante horas.
Protagonista
Ok. No lo haré, usted siga adelante…
Camina y mira distraídamente los papeles que sobresalen. En eso ve uno donde figura el nombre de su ex-novia. Lo toma.
‘Gabriela Arcángeles Caramillo: Estado civil: soltera-para toda la vida-, residencia: calle Las Niñitas 1132, Requerimiento para nuestros servicios: tres veces: última vez: 05/02/07’. Ayer.
Deja el archivo con cuidado, levanta la mirada y no se mueve. Empieza a ver imágenes de la tormentosa relación entre ambos, empieza a repetirlas con el habla. Se detiene, retoma la consciencia.
Disculpe, Señor.
Archivero
¿Dígame?
Protagonista
¿A qué se dedica la empresa, exactamente?
Archivero
¿Es un chiste, verdad? Ja, ja, ja. Se dicen muchas cosas de usted, pero nunca he sabido que sea tan gracioso.
Saca unos archivos que están al costado, en una repisa.
Protagonista
Mire, alcornoque, no estoy bromeando y eso lo deberían saber todos. Ya me tranquilicé, ya les seguí el juego y ya me cansé de estar pidiéndole explicaciones a cada imbécil con quién cruzo.
Archivero
Observa al protagonista, ofendido.
Tome los documentos que debe firmar. Si quiere volver siga mi olor de alcornoque.
Le da con fuerza los documentos y sigue sin detenerse. El protagonista duda si debe reclamar o disculparse.

Escena Nº7
Oficina Principal/ Interiores/ Tarde
Se abre el ascensor y salen el protagonista, acompañado el asesor nº1 y el asesor nº2. Una oficina, inmensa, de un piso, con alfombras persas y chimenea, con incrustaciones de piedras en las paredes. A lo largo de ellas cuadro escritores de madera fina; en ellos cuatro secretarias muy atractivas y vestidas de la misma manera, pero con diferente color de ropa.



Secretarias
Buenos tardes, señor.
La que viste de lila se hace notar quebrando su figura. El protagonista la reconoce y se turba levemente.
Protagonista
Buenas tardes, chicas.
Todas le sonríen coquetamente. También los asesores sonríen.
Secretaria nº3
Señor, necesito que me firme estos documentos.
Secretaria nº4
Yo que me ayude con algunas cuentas.
Asesor nº1
Chicas, chicas. Tranquilícense. El señor tiene que solucionar unos asuntos en la junta, no desesperen. Cuando termine probablemente se irá a casa con ustedes para satisfacer sus necesidades.
El asesor nº2 carraspea.
En fin.
Secretaria nº1
Señor, hace unos minutos llamó su socio. Dijo que tenía que darle una noticia.
Todos se fijan en el protagonista, que se queda callado por un momento.
Protagonista
¿Y no dijo de qué se trataba?
Secretaria nº1
No, señor. Si lo hubiera dicho yo se lo diría por obligación, como debe ser.
Las otras secretarias la miran con cierto recelo.
Protagonista
De acuerdo. Le esperaré.
En ese momento entra un nombre bajo, robusto, vestido de un modo muy elegante; sonriente.
Socio
¡Tú tenías que ser tú! ¡Ni se diga más!
Se acerca y le da un fuerte abrazo. Suenan los cartílagos del protagonista.
No puedo creer que haya dudado de ti, hombre; pero que deberías romper tratos conmigo, que tan poca confianza te tengo.
Ve a las chicas, coquetas, y les sonríe.
Hola, mis niñas, que guapas están.
Le da codazos al protagonista. Luego lo mira.
¡Te imaginas! ¿¡Sacando petróleo en Irán!? ¡Yupiii!
Protagonista
El protagonista no puede guardar su desconcierto.
Sí, que bueno…
Socio
¿Estás enfermo o te han castrado? ¡Has hecho ganar a la compañía millones! ¿Por qué diantres no estás saltando de un pie?
Asesor nº2
Discúlpelo, señor. Es que los de la junta lo están esperando para ver otros asuntos.
Socio
Resignado.
Comprendo. Yo también estaría así si estuviera en tu lugar. Pero no te preocupes, háblales de la petrolera y seguramente no te joderán tanto esos malditos.
Protagonista
Sí, seguro.
Socio
¿Sabes que eres bueno, verdad? Eso me gusta de ti. Anda y enfrenta a esos ignorantes. Nosotros nos veremos el martes. ¿Lo recuerdas, verdad?
Protagonista
Sí. El martes…
Asesor nº2
Nos esperan. Vámonos.
Se dirigen al ascensor y las secretarias le sonríen y coquetean con el socio.

Escena Nº 8
Sala de Juntas/ Interiores/ Tarde
Entran a un lugar igual de grande que su oficina, pero menos atiborrado de cosas lujosas o escritorios. Hay, junto a la ventana enorme, una mesa fina, y sentados los accionistas, todos de negro.
Protagonista
Buenos días, caballeros.
Accionistas
Todos al verlo le sonríen y se ponen de pie, para saludarlo.
Buenos días.
Accionista nº1
No nos va a engañar con esa actitud parca, sabemos que logró concretar el acuerdo petrolero que nos pone felices a todos. ¡Usted es sin duda grande! No nos equivocamos al dejarle a cargo la compañía. Pido a todos muchos aplausos a este señor que ha pagado desde ya el regalo de navidad de nuestros hijos.
Accionista nº2
¡Y de nuestras amantes!
Todos se carcajean.
Protagonista
Bueno…Yo no hice nada…


Accionista nº3
Pues claro. Nos debe aún mucho de lo que nos prometió al hacerlo parte de nuestra elite, no crea que por llenarnos unos barriles de petróleo se va a librar de nosotros.
Accionista nº4
Oh, vamos… Ya no lo atormentes, que ha hecho bien. En todo caso empecemos la junta, porque seguro que va a demorar y nuestro tiempo es valioso. ¿Todos de acuerdo?
Asisten al unísono.
Accionista nº5
¿Y como ha solucionado el asunto de los juguetes tóxicos de nuestro lote de china?
Protagonista
Pues…
Duda un momento en contestar, alargando el ‘pues’.
A todos los sometimos a un imán eléctrico, así perdieron gran parte de su mal y así pudieron ser aprobados para su distribución.
Todos los presentes ocultan sus risas.
Accionista nº5
Pero que cosa más interesante: ¿Y como se le ocurrió?
Protagonista
Lo vi en la televisión, en un experimento de unos niños.
Accionista nº6
¿Usted daría el visto bueno para comprar la compañía que le mencioné?
Protagonista
¿Cuál?
Accionista nº7
Contesta confundido.
La de los veleros. ¿No recuerda que se lo dije aquella vez?

Protagonista
Está bien, perdone. Es que ando con muchas cosas en la cabeza.
Accionista nº 6
Como siempre…Díganos: ¿preferiría cancelar la junta? Veo que no se siente bien.
Asesor nº2
El señor amaneció con malestar por algo que bebió, no debe alarmarnos. En todo caso intervendré con él cuando se lo amerite. Yo ando al conocimiento de todo lo que respecta a la empresa y no me costará nada guiarle.
Accionista nº3
¿Y desde cuándo los asesores se expresan con tanta ligereza hacia nosotros?
Los demás accionistas asisten.
Asesor nº2
Disculpe mi indiscreción.
Accionista nº4
Pero no queda más remedio, porque no creo que ustedes vayan a malgastar su tiempo oyendo información incompleta, cuando debería ser valiosa y nos debería servir para no demorar más.
Se pone de pie.
Señores, no olvidemos que todos somos hombres ocupados y que solamente hacemos esto un vez al mes. Todos sabemos que nos espera una tarde larga, así que hay que decidir si este joven-refiriéndose al asesor- debe ayudarnos o no.
Accionistas
¡Qué se quede!
Accionista nº4
¡Continua la reunión!



Escena Nº 9
Compañía/Exteriores/ Noche
Luces naranja. Mismos atuendos, desencajados. Al pie de las escaleras.
Accionista nº4
¿Ha estado fatal la junta, verdad?
Protagonista
Ni lo diga… Pensé que no iba a estar tan difícil de tratar.
Accionista nº 1
Parece como si habláramos con un niño. ¿A cuantas juntas lo hemos sometido ya? ¿A 30? Seguro que a menos…Pero nunca lo he visto flaquear: ¿qué pasa? ¿Tiene problemas con sus convicciones? Seguro se le ha pegado ese nihilismo que tanto detesta el Papa.
Accionista nº2
Seguro que anda alicaído porque no tiene una buena mujer que le alegre la vida.
En ese momento para un Ferrari y el encargado le entrega las llaves.
Yo conozco un lugar que recién han abierto donde las mujeres hacen de todo para que te entren las ganas de vivir, supongo que entenderás de que hablo.
Protagonista
Pues, sí. Pero estoy muy cansado y confundido: creo que mejor lo dejamos para otra oportunidad.
Accionista nº3
¿Otra oportunidad? ¿Pero qué ya no se acuerda que nos ha estado despreciando durante semanas? Vamos… Seguro que nos odia…
Protagonista
No, no es eso… Es que me quiero ir ya, estoy cansado y mañana seguro que habrá algo en que trabajar.



Accionista nº3
Sabe, en el momento debería trabajar únicamente en nosotros, ya que ahora su principal problema somos nosotros, que queremos hablarle de cosas importantes y usted se quiere largar a dormir. Por cierto: ¿Desde cuando los hombres ricos descansan? No, usted no se va: por dos razones: La primera es que le quitamos nuestro apoyo en la empresa si osa irse; la segunda, que su limosina ya se va.
El protagonista voltea y ve a la limosina que lo había estado esperando alejarse tranquilamente.
Protagonista
Corre tras la limosina que empieza a acelerar.
¡Deténgase! ¡Se lo ordeno!
Accionista nº4
¡Hombre! ¿Tanto le cuesta resignarse y pasarla bien por ahí?
Accionista nº6
Sí…Ya déjelo y venga por aquí.
Le señala la puerta del carro.
Suba.
Accionistas
Sí, suba ya, o lo dejamos…

Escena Nº 10
Ferrari/ Interiores, Exteriores/Noche
Luz naranja. Calles con edificios de dos o tres pisos, con impresión de lugar marginal.
Accionista nº2
Miren lo que tengo aquí.
Saca de su maletín una botella de champagne y una bolsa con cocaína.
Accionista nº6
Hm, Eso es lo que me hace falta para animar mi día.
Accionista nº4
Venga ya ese polvito de las nubes.
Accionista nº3
Esperen, yo también quiero un poco.
Alarga la mano y el protagonista se la regresa al volante.
Accionista nº1
Lastima, usted conduce y no puede beber ni inhalar.
Todos ríen.
Accionista nº3
Pues eso no es ningún problema.
Detiene el auto.
Accionista nº1
¿Qué hace?
Lo ve como da la vuelta hasta la otra puerta de la parte delantera y la abre.
Accionista nº3
Salga, a partir de aquí usted conduce.
Accionista nº1
Vaya que a usted le gusta tomar.
Protagonista
Pero no tengo permiso de conducir… ¿Y si nos fueran a agarrar?
Accionistas
Ja, ja, ja. Si nos agarran a usted únicamente se lo van a llevar.
El protagonista lo mira desconcertados, ignorando si lo que dijeron lo dijeron con verdad.
Accionista nº4
Era broma, hombre, igual que la suya. Ja, ja. ¿Alguno de ustedes cree que haya un policía en toda la ciudad de Barcelona que nos quiera encerrar?
Accionista nº6
Creo que no…Ni que estuviera tan tonto.
Protagonista
Se queda un momento observando los mecanismos para manejar.
Accionista nº3
Ya vámonos… Ni que estuviera aprendiendo a manejar un carro de estos.
El protagonista arranca y siguen, entre tragos y inhaladas.
Accionista nº6
Je, je. Vaya idea de que nos vayan a atrapar… Encima por una estúpida multa… Ni que nos hubiera costado librarnos de algo más digno de nosotros.
Asoma a la ventana con una gran sonrisa y ve como a una anciana le están robando el bolso. Toma un pisapapeles y se lo lanza al ladrón.
¡Toma, maldito bastardo! ¡Por eso es que te hizo tener una vida de mierda tu madre!¡ Ni que lo diga yo, que me la encontré tantas veces! Maldita sudaca…
Accionista nº3
¿Ya te vas a calmar? Vaya lio por algo tan normal. Ni que fuera la primera anciana a la que roban.
Accionista nº6
Claro que no es eso… Es la escoria, la escoria con la que comparto mi vida… Tanta miseria que me dan ganas de vomitar. En eso estoy de acuerdo con Franco. Deberían matarlos ya, para que no enfermen más a nuestra tierra… A nuestro mundo.
Saca la mitad de su cuerpo y se pone a escupir y a insultar.
Por que son una maldita enfermedad, ¡y las ganas que tengo de desinfectarlos! ¡Parásitos hijos de puta!
Accionista nº4
A este tío no se le da ni un trago ni una línea más.



Escena Nº 11
Bar/ Interiores/Noche
Un sitio tranquilo, con música de fondo suave. Colores y muebles metalizados, oscuros. Luz regular. Las chicas que los reciben visten sastre exageradamente cortos.
Chica nº1
Buenas noches, caballeros. Quítense todo lo que les incomode, que a partir de aquí nada les va a estorbar.
Asesor nº2
Entonces me iré quitando el pantalón, que desde que la he visto me está que raspa en la entrepierna.
Risas de todos, menos del protagonista.
Chica nº2
Permítame su saco, caballero. Síganme, los llevaré al espectáculo de hoy.
Asesor nº2
¡Uy!… Y por casualidad, señorita, ¿usted es la que los da?
Chica nº2
Risas.
No, a mí me toca los martes. Por cierto, los invito a todos a verme actuar. Espero que no se lo pierdan.
Asesor nº2
Cuenta conmigo… No me perderé un solo show que hagas, no importa lo que sea…
Asesor nº3
Venga, Romeo, que me voy a amargar con tantas formalidades. Ésas para los mamones.
Son llevados a una habitación especial donde hay un escenario circular y un tubo que conecta al techo con el suelo. De repente las dos chicas entran y cierran la puerta con seguro y se empiezan a desnudar, arrancándose de un tirón la ropa.
Chica nº2
Sorpresa…
Asesor nº2
¡Oh, qué pilla!
Luego que están desnudas suben al escenario y empiezan a contonearse al ritmo de una música lenta, pero excitante. Al rato de empezar empiezan los besos y toqueteos entre ellas.
Asesor nº6
Sin duda necesitaba esto. No le parece, ¿señor?
Protagonista
Sí, quizá, aunque todo eso me parece muy extraño. Todo. Siento como si esta no fuera mi vida, como si todo el mundo fuera mío, pero no lo pudiera tantear ni reconocer…
Asesor nº6
A pesar de tener todo el poder del mundo no se puede pelear contra la filosofía, la vida en general. Probablemente yo no seria nada si no hubiera tenido a mi Yolanda y a mis hijos para trabajar. Claro que cosas como esta no afectan nada a lo que digo. La gente es tonta y piensa que uno es feliz con una sola persona, que no necesita un bello y joven cuerpo para tocar y satisfacerse de la vida y sus virtudes…Bueno, la soledad es horrible, y algo que siempre le recriminan a usted es que esté tan solo.
Protagonista
El trabajo lo amerita.
Asesor nº6
Eso no puedo discutirlo, pero puedo aumentarlo diciendo que también amerita una familia, porque no hay nada más perjudicial para la sociedad que una mala imagen, y usted sabe de las malas imágenes, ¿verdad? Son cualquiera y no escasean los idiotas que las generalicen. Un nombre solo siempre se verá mal, en todos lados. No se puede dar el lujo de permanecer solo, porque se muere o se le desprecia: ni que fuera tan malo para tener una muchacha.
Protagonista
Supongo que tenerla no es problema, ya que candidatas no me deben faltar, aunque no tenga una para mencionar ahora.


Asesor nº6
Ja, ja, ja. Quizá se refiera a las ‘putifaldas ’ que tiene por secretarias… A ésas no es bueno darle más que atención. Se esperanzan y terminan destruyéndote cuando se hunden. Yo hablo de chicas criadas con el propósito de no estorbarnos, de alivianar nuestras vidas, no complicarla. El principal objetivo que tenemos es preservar la riqueza, gobernarla, protegerla. Todos nosotros trabajamos para el dinero y no es lo contrario, porque somos esclavos de nuestros principios. Sin embargo, en todo eso hay algo maravilloso que nos motiva siempre a continuar. ¿Usted no lo cree así?
Protagonista
Sí…
Se queda callado, mirando en su vaso los cubos de hielo y batiendo el ron. El accionista no insiste y decide prestarle atención al espectáculo. El protagonista mira un pequeño reflejo que se produce de él en el vaso y se queda pensativo, con la mirada perdida.

Escena Nº 12
Mansión/ Interiores/ Madrugada
Iluminación tenue que abarca todos los espacios. Paredes blancas. El protagonista desaliñado. Él camina por todo el vestíbulo, mirando a su alrededor y constatando que todo está vacio. Empieza a andar por el corredor derecho que lo devuelve al vestíbulo por el izquierdo. Sube las escaleras y descubre que en donde había una alfombra hay una entrada para bajar con escalera de mano. Baja y descubre el pasadizo donde están las habitaciones. Entra en todas ellas y nota que están vacías. Todo eso lo hace con calma hasta que encuentra la habitación principal y se pone frente a ella, alarga la mano para hacer girar la perilla.
Escena Nº 13
Cuarto principal/ Interiores/ Madrugada
Todo en la habitación está igual a la primera escena. La chimenea con fuego da una iluminación natural, por lo que no se usa iluminación artificial en esta escena. El millonario está sentado, con las piernas estiradas, en medio de la cama. Viste una bata de tafeta.
Millonario
Estaba esperando que llegaras: hace un buen rato que te vinieron a dejar mis amigos.

Protagonista
Lo supuse, por eso te hice esperar más.
Millonario
Así que hiciste eso…
Toma una copa de las dos que hay en la mesa de noche y la llena con vino.
Y dime: ¿Te gustó el día que suelo llevar?
Protagonista
No mucho, es muy exclusivo para personas tan normales como yo.
Millonario
¿A sí?
Protagonista
Sí, mira… No es nada normal secuestrar a la gente. ¿Me captas?
Millonario
Por supuesto: ‘te capto’. Sí lo fuera me ahorraría esta absurda practica. Pero la verdad es que no te secuestré, simplemente aceptaste el reto que te di para que te convencieras a ti mismo que tenias madera para este trabajo.
El protagonista lo mira desconcertado, como la misma actitud que mostraba al principio.
Protagonista
No comprendo…
Millonario
Ayer estabas regresando de tu aburrido trabajo cuando te abordé desde mi limosina, te dije que tenía una propuesta que no podías rechazar y, luego de un rato, aceptaste ir conmigo a tomar unos tragos. Ahí te expliqué al detalle y dudaste sobre tu capacidad. Según eso yo te propuse olvidarte por un día de quién eras en verdad y pasarla como la paso yo y todos los que conociste. Tú obviamente aceptaste; incluso me firmaste algo que no tengo a la mano pero que si tú quisieras te podría mostrar.


Protagonista
No te creo… No creo que haya aceptado pasar semejante circo… ¿Qué fue lo que acordamos?
Millonario
¿Quieres que te lo diga ya? Creo que antes de decir algo deberías pensarlo, porque probablemente hablaría mal de ti al contradecirte: Es probable que no puedas afirmar que eres o no capaz de hacer algo porque no tienes ni sombra de tu pasado. La droga que usamos para que pierdas la memoria afecta a determinadas partes del cerebro, obviamente todas las vinculadas a las regresiones; sin embargo, tu subconsciente te ha motivado a continuar con nuestro plan, tu plan: si estás aquí y quieres acusar a alguien acúsate ti mismo.
Protagonista
Se toma la cabeza como si le fuera a estallar y tambalea hasta llegar al filo de la cama, se sienta.
¿Quién soy?
Millonario
Eres, quizá, el dueño de todo esto. Quizá estés a punto de serlo. Ahora te diré la verdad: Yo soy dueño de todo y de todos con quienes has convivido hoy, yo controlo sus vidas y sus sueños: Yo soy un dios en un reducido mundo, con suficiente poder para sacarte a ti o a quién yo quiera de su existencia y ponerla en otra sólo por diversión. Finalmente te diré que yo te puedo dar todo lo que es mío, todo mi poder: miles de veces más amplio que lo que hoy has vivido; todo eso con una condición, muy simple, para ser sinceros: arrancarte la moral del pecho y acercarte a mí y ser mío, dejar que sea dueño de lo más profundo de ti, de eso que cubre tu cuerpo.
Protagonista
¿Quieres que sea tu puto?
Millonario
Es una palabra que no abarca la totalidad del asunto, mi estimado: Yo no quiero follarte y ya. Lo que quiero es sentir tu vida, tu juventud, tu amor…
Protagonista
¿Quieres que te ame?
Lo mira con repugnancia y le rechaza una copa que le estiró.
Millonario
No aspiro a que mi poder haga tanto. Este es un mundo sin amor. Las personas no aman, sólo ilusionan a los sentidos hasta un nivel perdurable.
Se acerca y le frota la espalda.
Sólo quiero que te diviertas cuando me divierta por igual.
Protagonista
¿Qué te hace pensar que lo haré?
Millonario
Tu palabra y tu mala actuación: hace ya bastante rato que me di cuenta que quieres terminar, pero tranquilo, no debemos estar tensos al momento de empezar, sino el final será un fracaso.
Se acerca al cuello del protagonista y lo besa; éste duda un momento pero voltea y le da un beso en la oreja, luego los dos se encuentran los labios y continúan con besos cortos por toda la cara, hasta que el protagonista echa al viejo.

Escena Nº 14
Cama/ Interiores/ Madrugada
La cama destendida, sin nada que cubra a los personajes: estos desnudos, uno junto al otro y con las extremidades entrelazadas. Iluminación de la chimenea.
Estos se besan y hacen movimientos pélvicos entre ellos. Al final el millonario pone su boca sobre la nuca del protagonista y exhala fuertemente.

Escena Nº 15
Apartamento/ Interiores/ Día
Apartamento de escaso tamaño, con iluminación blanca, translucida. Colores muertos, predominantes en grises. Accesorios corrientes. El protagonista echado en medio de la cama a medio tapar.
Despierta y mira a su alrededor, se sujeta rápidamente la cabeza y haciendo muecas y sonidos de dolor se pone de pie, va al baño y echa a correr el agua del lavabo. Se moja la cabeza juntando un poco de agua en sus manos y al hacerlo moja un poco el espejo. Levanta la vista y se fija en su reflejo, se concentra en él y lo toca con la mano derecha.